Páginas

miércoles, 1 de abril de 2015

C-249 y C-250 COMENTARIOS al Curso de ASTROANALISIS 1977

C-249  y  C-250  COMENTARIOS al Curso de ASTROANALISIS 1977

C - 249   COMENTARIOS al Curso de AstroAnalisis
Viviana Gonzalez nos hace participes de un estudio sobre:

5ª Parte:
Planeta Apex, Sol Apex, Luna Apex, Mercurio Apex, Venus Apex, Marte Apex, Jupiter Apex, Saturno Apex, Urano Apex, Neptuno Apex, Pluton Apeex.


EL PLANETA ÁPEX
Debido a que el planeta ápex determina cómo el individuo debe dirigir sus energías, adquiere importancia adicional. A veces indica el tono general del horóscopo. Describe la ma­nera en que la Cuadratura-T expresará su tensión y eventualmente resolverá su dilema. Este poderoso planeta indi­ca también la naturaleza del impulso de la Cuadratura-T. Cuando un planeta de la Octava Superior aparece en el punto ápex, representará un propósito kármico definido. Los individuos que nacen bajo tal configuración son insta­dos a expresar los impulsos que desafían las estructuras existentes de la sociedad, aunque a veces de una forma de­masiado revolucionaria y separativa como para que la so­ciedad llegue a comprenderlo y aceptarlo. Particularmente, si la Cuadratura-T cae en Casas angulares, lo que daría al individuo una mayor fuerza de impacto sobre su medio am­biente. Un individuo con un planeta ápex dé la Octava Su­perior puede realizar una contribución importante al mun­do, promoviendo su bienestar y su progreso, y permane­ciendo, sin embargo, personalmente distante y desapegado, o incluso indiferente a las actividades mundanas cotidianas. Quienes evocan las manifestaciones inferiores de estas Cua­draturas-T pueden integrarse muy mal en la sociedad o su­frir grandes desequilibrios en sus relaciones. Pueden ser in­capaces de alinearse con los demás y la sociedad puede considerarlos unos auténticos marginados. En todos los casos, cuánto más consciente de sí mismo sea el individuo, más segura y humanamente se expresará esta configuración. A menudo vale la pena observar si algún otro planeta natal o progresado hace conjunción con el planeta ápex o con el grado de la extremidad vacía, lo que podría llevar a la confi­guración a expresarse activamente a través de una relación. Ese otro individuo podría establecer una unión estimulante, aunque desafiante con la persona, ayudándolo a confrontar y a trabajar sus lecciones kármicas. Pero si no se mantiene un nivel constructivo, esta relación podría crear conflictos mayores que podrían arrojar nuevas semillas para futuros patrones kármicos (teóricamente al menos). El mal uso de las energías podría ser perjudicial para ambas personas en esta vida. Sería beneficioso observar cuando los propios pla­netas progresados o los tránsitos hacen conjunción al plane­ta ápex o al grado de la extremidad vacía y cómo afectan a la Cuadratura-T. Por ejemplo, cuando un planeta en tránsito hace conjunción al planeta ápex (me referiré exclusiva­mente a mi propio horóscopo y a Júpiter), primero traduce su mensaje a ese planeta, a menudo a través de alguna mo­lestia interna. Este conflicto interno luego se registrara a nivel externo, a través de una situación que nos desafía, que será descrita por los planetas de la oposición en áreas de la vida señaladas por las Casas donde se ubican. Si en cambio uno de los otros planetas es impactado primero, el contacto retransmite sus señales al planeta ápex donde se sentirá la tensión. El punto ápex pondrá en marcha a toda la Cuadra­tura-T. Habrá una demora en este caso antes de que la opo­sición sea activada, particularmente cuando se produzcan tránsitos saturninos, de planetas de la Octava Superior, o retrógrados. Mi teoría es que sin importar qué punto de la Cuadratura-T recibe el tránsito, las energías trabajarán pri­mero a través del planeta ápex antes de que la configuración entera se movilice. Por esa razón debemos buscar la expre­sión más positiva de ese planeta tan pronto como nos sea posible, de manera que cuando nuestra Cuadratura-T se ponga en movimiento, ya tenga energía como para actuar de forma productiva y estimulante en vez de hacerlo de ma­nera caótica y desorganizada.

Cuando un planeta transitante hace conjunción con el grado vacío o con uno de los dos puntos medios de los planetas, la Cuadratura-T también puede ser activada. Un planeta que llene el espacio vacío de la extremidad forma temporaria­mente una Gran Cuadratura que, nuevamente, será estimu­lada a actuar según la naturaleza del planeta ápex y la moti­vación de ese planeta en tránsito o progresión. Una Gran Cuadratura temporaria no posee una fuerza particular para focalizar (a diferencia de la Cuadratura-T que siempre nos dará ciertas directivas, forzándonos a actuar en un área de­terminada de la vida), este período traerá al individuo una epidemia de encuentros problemáticos que parecen carecer de solución. En este punto crítico de su vida, se verá forza­do a desarrollar el desapego, la serenidad espiritual, y una mayor objetividad. Es una fase de pruebas. El estímulo de las oposiciones, una vez que son activadas constructivamen­te, puede acarrear experiencias que permitan al individuo ampliar su percepción, profundizarla, hacerla más rica, y así relacionarse mejor con los asuntos de su vida. El individuo será testigo del efecto acumulativo de sus desarmonías in­ternas debido a su fracaso en integrar a su conciencia los va­lores positivos del planeta ápex. Las siguientes descripcio­nes se refieren a la influencia de cada planeta natal cuando opera en el punto ápex de la Cuadratura-T, sin tomar en consideración la ubicación por signo y Casa de ese planeta, ni tampoco la influencia de los dos planetas de la oposición:


EL SOL ÁPEX                                                                                                    
El Sol Ápex señala mucha fuerza de voluntad, un sentido nato de la autoridad. y un impulso por realizar grandes cosas de manera autónoma y extrovertida. El orgullo y el ego son a menudo facetas problemáticas de la configuración del individuo. Dado que el Sol representa el propósito esen­cial del ser o el tema principal de la vida, los objetivos pri­mordiales de la persona son rara vez fáciles de cumplir hasta que aprende a no pedir tanto y a estar menos centrado en sí mismo. Este tipo de Cuadratura-T podría ser la señal de una habilidad nata para liderar y crear; enfatiza el indivi­dualismo c el reconocimiento de los logros cuando es canali­zada apropiadamente. Esta encarnación será muy impor­tante para el individuo en términos de crecimiento del alma a través del desarrollo de la fuerza de carácter y de la inte­gridad. Las tensiones se eliminarán mejor mediante el ejer­cicio de la voluntad y la afirmación. El deseo de ser recono­cido r honrado lo impulsa a demostrar valientemente su capacidad para la realización, pero a menudo de una forma que puede ser demasiado egoísta y abrumadora para los demás. Un poco de humildad le ayudaría a mantener su confianza en sí mismo a un nivel aceptable. De otro modo, será considerado arrogante y narcisista. Puede bastarse a sí mismo, eso es indudable, pero se verá forzado a permitir que los demás lo ayuden de la forma que ellos elijan. Su ob­cecación refuerza las dificultades y origina luchas por el poder. Cuánto más desencentrado se halle, más intentará captar la atención ajena. Es capaz de atraer la atención de los demás debido a su exhuberante personalidad, pero rara vez conseguirá su amor y su respeto (Galileo, Yogananda, Bette Davis, Marlon Brando, Vanessa Redgrave, Dylan Thomas).

Si el Sol ápex se encuentra en una Cuadratura-T Cardinal, indicará impulsos muy intensos, una obcecada fe en sí mismo, una confianza desmesurada en su valía, y un carác­ter autoritario. El individuo siempre se guía por una frase «yo primero», lo demuestra mediante su comportamiento directo. Su impulso natural es a encarar inmediatamente los asuntos a mano con autoconfianza en sus propias habilida­des para resolverlo todo por sí solo. Quiere hacerse cargo de todo y no presta atención a las sugerencias o solicitudes de los demás. Es muy poco cooperativo y esto le acarrea si­tuaciones de enfrentamiento y le crea conflictos con la gente que se exaspera ante su aire autoritario. Esta posición indi­cará fuertes agresiones por parte del individuo en su enfren­tamiento con otras personas. Será muy vital y tendrá la ca­pacidad de hacer mucho en las áreas de la vida que le atraigan. Sin embargo, esta persona a veces intimidará o cansará a los demás con su infinita energía, incesante activi­dad, y espíritu de empresa.
Si el Sol ápex se encuentra en una Cuadratura-T Fija, el in­dividuo será muy obstinado, y resistente a la mayoría de las influencias externas. Mientras intenta lograr el cumplimien­to de sus bien planeados objetivos vitales, es capaz de segar todos los obstáculos del camino al no aceptar jamás la de­rrota o la sumisión a los demás. Está determinado con toda intensidad a que sus metas fijas triunfen, pero tiende a crear interminables situaciones de lucha por el poder debido a su inflexibilidad. Puede expresar su sentido interior de autori­dad con mucha fuerza y firmeza, pero deberá aprender el valor de la adaptación en sus uniones personales si desea beneficiarse de los recursos que éstas pueden brindarle. La autosuficiencia estará enfatizada, permitiéndole trabajar con ahínco de forma independiente hasta que sus objetivos hayan alcanzado el nivel de maduración deseado. Es menos probable que desafíe activamente a la autoridad externa de la forma en que lo hace un Sol ápex Cardinal, dado que de­muestra menos su poder y su voluntad. Se dedicará a pla­near cuidadosamente. a organizar sus fuerzas. y a minar de forma lenta pero segura a tal autoridad si ésta se convierte en un obstáculo para el cumplimiento de sus metas.

Si el Sol ápex se encuentra en una Cuadratura-T Mutable, el individuo se sentirá impulsado a recibir reconocimiento, sig­nificado, y halagos del medio ambiente social por sus logros mentales. Quiere sentirse orgulloso de sus habilidades, co­rre el riesgo de sobreestimular su sistema nervioso y cansar su físico si se fuerza demasiado por adquirir conocimientos sin fin. Los signos mutables necesitan descansos periódicos, debido a su bajo nivel energético. Es poco probable que siga un curso de acción definido y por lo tanto sus objetivos principales sufrirán constantes cambios y modificaciones. Sin embargo, como el Sol representa el impulso central in­terior que motiva nuestra vida, este Sol ápex es menos pro­penso a dispersar interminablemente sus habilidades, como sería el caso con un Mercurio ápex. Este individuo puede poner mucho ego en sus procesos mentales y ello restaría objetividad sobre su auténtico valor. Puede sobreestimar los poderes de su mente, e intentar probar ideas y teorías de forma arrogante, fatua, o sabionda (Galileo poseía un Sol ápex mutable, y la adhesión a sus creencias astronómicas a pesar de la amenaza de las autoridades le costó la vida). Este Sol ápex al menos en el plano intelectual puede ser muy obcecado y definido, sin tomar en consideración si los conceptos son lógicos o irracionales. El individuo cree fir­memente en sus ideas, pero necesita aprender a escuchar.

Cuando la tensión del Sol ápex se resuelve, el individuo puede convertirse en alguien especial. Puede ser admirado y bien considerado por los demás, a menudo porque ha usado su fuerza y poder de voluntad para brindar algo signi­ficativo a su comunidad, a la sociedad, o al mundo en gene­ral. Una vez que aprende a conocer su propio centro no necesita ya imponer su presencia a los demás, Será capaz de funcionar en una posición de autoridad, de dirigir importan­tes asuntos con más sabiduría, poder creativo, dignidad in­terior, y habilidad organizativa. Quien expresa positiva­mente un Sol ápex puede convertirse en una fuente de fortaleza y apoyo para muchos. Aprenderá a aplicar su voluntad sin imponerla, de una manera que dará vitalidad, energía, y estímulo a los demás para responder con optimis­mo a sus objetivos. Su vitalidad se convertirá en una fuente de calor y estímulo para quienes se relacionan íntimamente con él, El orgullo indebido se transformará en generosa au­toestima. Esta posición ápex indica un elevado potencial para alcanzar la fama, el aplauso, y los honores del mundo.


LA LUNA ÁPEX
Configura a un individuo sensible, dueño de una naturaleza emocional muy intensa y que se despierta con facilidad. Los instintos son muy agudos, y activos, pero debido a la ten­sión, suelen funcionar en su fase defensiva. La seguridad es muy importante para esta persona autoprotectiva. que se siente amenazada muy fácilmente. Normalmente reacciona exageradamente ante-los factores de tensión externa, a los cuales pone barreras que lo mantienen a distancia segura. o sino se esconde en lo profundo de sí mismo en un intento por eliminar las tensiones. Los sentimientos están en con­flicto perpetuo o en estado de inestabilidad hasta que la per­sona hace un intento consciente por volver a programar ob­jetivamente su programación subconsciente negativa a menudo resultado de vívidas y erróneas impresiones pasa­das. Aunque ansía desesperadamente un consuelo psicoló­gico duradero y el apoyo de sus relaciones íntimas, sus nece­sidades fluctúan con demasiada rapidez debido a su difi­cultad para controlar sus cambios de humor. Para reducir las tensiones internas, la vida le exigirá que se apegue con menos subjetividad a los demás. y que sea menos vulnera­ble y susceptible sobre su persona. La Luna ápex otorga un elevado potencial receptivo, que impulsa al individuo a tra­bajar activamente con el público, a fin de sentirse necesitado. Su habilidad para cuidar y nutrir a los demás suele ser muy poderosa, aun cuando su necesidad de protegerse y ve­lar por si mismo sea igualmente intensa. Esta configuración puede señalar una relación de alto voltaje emocional con la madre o con el principio materno, con la familia en general, o con el arquetipo femenino. Curiosamente, dos de los ejemplos que pude hallar fueron famosos símbolos «sexua­les» de Hollywood (la representación del encanto del princi­pio femenino) (Greta Garbo, Jean Harlow, Gandhi, Mart-hin Luther King, Oscar Wilde, Walt Disney).

La Luna ápex situada en una Cuadratura-T Cardinal, sugie­re que el individuo posee una emocionalidad cuya expresión abierta a menudo cambia con rapidez la atmósfera de las re­laciones. Es una persona que se ofende con facilidad debido a su hipersensibilidad y que cambia frecuentemente de hu­mor (especialmente si la Luna ápex se encuentra en Aries o en Cáncer). Inconscientemente, suele instigar en sus rela­ciones los mismos cambios que de forma consciente intenta evitar o de los que busca protegerse. Se siente impulsado a dirigir sus vibrantes emociones hacia fuera, hacia el medio ambiente de forma dinámica y sin restricciones. Esta Luna suele ser la más espontánea e impulsiva en su expresión. Aunque responde y está muy sintonizada con el aquí y el ahora, necesita una mayor autodisciplina y control sobre la forma en que desfoga sus sentimientos. Le será más fácil cuando permita a sus sentimientos una mayor profundidad, reflexionando sobre la razón que se oculta tras sus reaccio­nes, y recapacitando antes de responder externamente a di­chos sentimientos, dado que a menudo vive en la superficie de sus emociones y está demasiado ansioso por alejar de sí las impresiones desagradables, y volverlas al medio exter­no. Generalmente asimila mal sus sentimientos.

Si la Luna ápex se encuentra en una Cuadratura-T Fija. el individuo tendrá necesidades emocionales que no admiten la flexibilidad. y crean en el subconsciente una gran intensi­dad. Los hábitos instintivos están muy enraizados en la na­turaleza del individuo y rara vez admiten el cambio o la modificación. Las defensas interiores pueden operar en contra de sus sentimientos conscientes debido a la dificultad que tiene en objetivar los bloqueos (el tipo de conflicto interior que se expresa diciendo, por ejemplo: "como en exceso cuando estoy deprimido»). Las tensiones emocionales son reprimidas o expresadas de forma rígida, creando molestias mayores. La posesividad puede convertirse en un problema, dado que el individuo tiende a apegarse psicológicamente a todo aquello que le dé seguridad. Incluso puede llegar a afe­rrarse tenazmente a impresiones negativas y guardarlas en su interior durante mucho tiempo hasta que las tuerzas de la vida lo obliguen a dejarlas ir. Poseerá resistencia emocio­nal, aunque deberá evaluar el propósito de soportar o per­sistir en ciertas reacciones que son sofocantes o congestivas para el logro de su relajación interior. No conoce el desape­go ni la adaptabilidad y suele quedar atrapado en el pasado, cargando de nueva energía a condiciones que en el presente ya no existen. La vida lo forzará a realizar limpiezas emo­cionales periódicas, así quedará libre de las pesadas atadu­ras psicológicas. Su tendencia a controlar la expresión ex­terna de sus disturbios emocionales crea fuerzas reprimidas a nivel subconsciente que terminarán por salir de manera explosiva y destruirán su seguridad exterior.

Si la Luna ápex se encuentra en una Cuadratura-T Mutable, el individuo será muy variable emocionalmente, tendrá un humor inquieto y un ansia de estímulos variados que apaci­güen sus sentimientos al menos momentáneamente. Le re­sultará fácil y deseable racionalizar sus sentimientos o anali­zarlos hasta el mínimo detalle desde una perspectiva super­ficial. Se siente impulsado a alejarse de sus sentimientos temporariamente y a observarlos como si no le pertenecie­sen. Este desapego normalmente es benéfico para hacer madurar y crecer a nuestra naturaleza emocional, pero en este caso sirve para autoprotegerse y eludir el trato directo con los conflictos emocionales. Esta persona puede vacilar, fluctuar. Contradecirse, y permanecer a menudo distante cuando debe comprometerse emocionalmente. Intentará in­terpretar intelectualmente lo que siente en vez de aceptar sus sentimientos, incluso si en ese momento parecen no tener sentido. Esta Luna presenta un problema mayor, a menudo carece de una sensibilidad profunda que le permita captar las corrientes subterráneas de las relaciones y por lo tanto, dará respuestas superficiales (no es tan así cuando la Luna se halla en Piscis, pero si está ubicada en Géminis pre­sentará estas características). La dinámica de la Cuadratu­ra-T presionará al individuo para que aprenda a absorber, a retener, y a asimilar los sentimientos ajenos en vez de descalificarlos. Al hacerlo, comprenderá mejor el significado de sus propias respuestas.

Cuando la tensión de la Luna ápex se resuelve, el individuo será capaz de sentir sus emocionas de forma más creativa. Esto lo hará extremadamente apto para saber tratar al pú­blico o a las masas en general, le dará mucha popularidad r éxito en la dirección elegida. Ahora puede establecer una conexión más abierta y fluida con sus propios sentimientos internos, y debido a ello, ejercer un efecto marcado sobre la naturaleza emocional de los demás. Puede poseer el don de nutrir, cuidar, aliviar, y ayudar al bienestar de los más débi­les y oprimidos. Su influencia será tranquilizadora, gentil, y protectora, podrá sobresalir en cualquier rama de las artes curativas, los servicios sociales, o cualquier trabajo que re­quiera de una relación estrecha con aquéllos que necesitan ayuda y asistencia. Puede estimular a otros a conectarse con sus propias necesidades de seguridad, ayudándolos a volverse más receptivos a sus sistemas interiores de apoyo. Este individuo puede influenciar a las masas a nutrir sus sensibilidades colectivas de forma tal que ayude a crear una base para una mayor fraternidad.


MERCURIO ÁPEX
Este individuo se siente constantemente impulsado por aprender habilidades, técnicas, o adquirir conocimientos que lo capaciten para comunicarse expresivamente con los de­más. Centra la mayor parte de su atención en los asuntos de índole educativa, en los que gastará mucha energía mental o verbal. Posee una mentalidad muy estimulante y curiosa, que rara vez descansa. Analiza, discierne, busca desafíos mentales que sean provocadores o controvertidos, en conse­cuencia, siempre está enredado en sus propios pensamien­tos. Su actitud crítica y su capacidad para racionalizar su comportamiento sentimental hasta el extremo de no com­prender sus motivaciones más sutiles, constituyen la fuente principal de sus problemas de relación. Necesita permanecer en contacto con sus sentimientos, con sus instintos viscerales, y con sus intuiciones si desea comprender la vida desde una perspectiva más profunda y perceptiva. Aunque sus evalua­ciones de los asuntos cotidianos, a nivel superficial, suelen ser muy inteligentes, hábiles y agudas, le falta calidez, simpatía, y profundidad de comprensión como para unificar los conceptos de tal manera que pueda sentirse uno con el mun­do. Tiende a sentirse aparte de aquello que se obliga a anali­zar. Además, a menudo tiene dificultades para captar las cosas intangibles que operan más allá del nivel normal de la lógica. Y aún si acepta la realidad abstracta, intentará redu­cirla a límites concretos que sólo él es capaz de expresar (Al­dous Huxley, Herman Melville, W.H.Auden, R. Wagner).

Si Mercurio ápex se encuentra en una Cuadratura-T Cardinal se acelera el proceso mental, incrementando la capacidad del individuo  para captar con rapidez los datos. Indica a alguien que aprende velozmente. El individuo siente el impulso de aplicar inmediatamente aquello que ha aprendido sin reca­pacitar ni reflexionar. Su inclinación a tomar decisiones ins­tantáneas o a sacar conclusiones mentales antes de estudiar In, detalles s lo lleva a actuar de forma poco planificada y a menudo prematura. Este Mercurio tiende a provocar problemas de comunicación con los demás o confrontaciones abier­tas, debido a su manera impaciente y dogmática de tratar los asuntos. El temperamento nervioso de Mercurio presenta aquí su faceta más aguda y perturbada. Este individuo se ac­tiva y excita fácilmente con sus propios pensamientos y debi­do a ello no presta la debida atención a los demás. Su mente está demasiado ocupada adelantándose a sí misma como pa­ra permitirse una reflexión atenta y un análisis completo.

Necesita apaciguarse y organizarse antes de hablar, dado que la mayoría de las dificultades que se plantean en sus relacio­nes se deben a su manera irreflexiva y franca de expresarse. Especialmente si Mercurio se encuentra ubicado en Aries o en Cáncer (tanto el fuego como el agua son volátiles debido a la emocionalidad pero el problema disminuirá si se halla en el controlado) Capricornio o en el diplomático libra. La per­sona suele lanzar sus ideas hacia el mundo. Necesita salidas que le permitan comunicarse con vigor y pueda  usar su mente cuando requiera soluciones rápidas. Representa a la mente que ejecuta, capaz de trabajar en condiciones agitadas y turbulentas que requieren cambios de planes en el último momento.   
          
Si Mercurio ápex  se encuentra en una Cuadratura-T Fija, a la persona no le gustará que los demás desafíen o modifiquen  sus pensamientos, será difícil impresionarla o influenciarla  mentalmente, debido a la fuerte resistencia de la cualidad fija. Tiende sobreevaluar sus propios pensamientos y puede ser muy unilateral en la forma de aplicarlos. Debe cuidar que su ingeniosa mente no caiga en esquemas rígidos y rutinarios dado que un Mercurio de este tipo puede fácilmente conver­tir su proceso mental en un camino estrecho, dogmático, y absolutista. La vida le enseñará que su mente tiene el poder de afectar profundamente los demás, pero que también puede impedirle expandir su comprensión consciente debido a su adhesión obcecada a su forma de actuar.

Su resistencia mental y su poder de concentración pueden ser fenomenales, se servirá mejor de estas cualidades cuando aborde estudios complejos, trabajos detallistas o proyectos que exijan una larga planificación y organización. Es muy probable que se presenten obstáculos en estas áreas, que blo­queen o frenen su progreso, debido a su aproximación inflexible y poco adaptable. A veces será demasiado unilateral como para reconocer las opciones y las alternativas que podrían ayudar a la actualización de sus objetivos mentales, mentalmente es terco y voluntarioso, intentará forzar sus ideas en los demás, permaneciendo indiferente a lo que éstos expresen. Esto creará barreras en la comunicación, los demás se sentirán resentidos por su comportamiento despó­tico y por su aparente desprecio por las opiniones ajenas. Si Mercurio ápex se encuentra en una Cuadratura-T Mutable, se enfatiza la variabilidad mental, la nerviosidad y la falta de concentración. El individuo tiene una atención dis­persa debido a que se deja enredar por los detalles y pierde de vista los objetivos importantes. Se siente impulsado a co­nocer un poco de todo, lo que momentáneamente estimula su interés, y puede ser muy inquisitivo, pero carece de la dis­criminación necesaria para distinguir entre lo que es relevan­te y lo que es inconsecuente. La vida le enseñará a usar su mente de forma más selectiva, para que no desperdicie su energía de manera inútil e improductiva. Normalmente es rápido, observador, y capaz de aprender una vasta gama de temas, pero le resulta difícil disciplinar sus facultades menta­les, y hasta que no alcance una comprensión más plena y completa, le costará dedicarse a un solo tema de interés. Su captación de las cosas puede ser poco profunda, ya que se li­mita a examinar la superficie.

Al no centrar su interés en nada en especial, se vuelve in­quieto, irritable, desorganizado, e incluso de tanto en tanto desorientado. Será menos evidente cuando Mercurio se halle en Virgo, ya que es un signo de tierra más estabilizador. En el difuso Piscis puede convertirse en un verdadero problema. El cambio y la variedad lo estimulan. En las relaciones será volátil y evitará los compromisos de larga duración. Los con­flictos surgirán debido a su ¡alta de consistencia, sentido común, y profundidad. Este Mercurio ápex se sirve mejor de sus habilidades mentales cuando la tarea requiere versatili­dad y diversificación. Si rechaza la firmeza y la paciencia mental, terminará por malgastar o no potenciar totalmente sus talentos. En general, tiende a preocuparse, permanecer indeciso, inquietarse, y hablar más que actuar.
Cuando estas tensiones se resuelven, el individuo poseerá unos poderes
 mentales superiores a la mayoría y los aplicará con sabiduría en los campos de la comunicación, la enseñan­za, la educación o la distribución de información especializa­da. La fluidez verbal y/o la pericia manual contribuirán a su éxito. así como su habilidad para manejar diestramente los detalles relevantes. Sentirá la necesidad de impartir sus co­nocimientos ya que puede ser una persona muy estimulante con los demás. Será un estudiante de la vida, dispuesto a aprender y mostrará un interés constructivo en compartir lo que sabe. Sus conocimientos generalmente poseen valores sociales redentores. Su mente se convertirá en una herramien­ta más flexible para promover una mayor comprensión de su mundo, será capaz de analizar los temas con verdadera obje­tividad, lógica, claridad, y desde una perspectiva inteligente. Lo mejor de todo será su capacidad para alcanzar la paz men­tal, ahora que sabe cómo centrar sus energías creativas.


VENUS ÁPEX
La Venus ápex describe a una persona con un sentido social muy marcado y una necesidad activa de entender consciente­mente a la gente. Sin embargo esta misma persona puede sentirse no amada, poco apreciada, o incluso tratada injusta­mente por sus relaciones íntimas. Usualmente, posee valores que no son compatibles con los que atrae, esto creará tensio­nes emocionales y un sentimiento de desigualdad. El matri­monio le ocasionará problemas de difícil solución, normal­mente girará en torno al dar y al recibir, al compartir y a las acciones recíprocas. Querrá una relación ideal libre de con­flictos, tensiones y confrontaciones abiertas. Ansía paz y ar­monía en sus uniones, y a menudo intenta lograrlo bloquean­do cualquier posibilidad de interacción dinámica. El resul­tado es que sus relaciones tienden a ser estáticas y faltas de estímulo, lo que a menudo frustra a la pareja.

Este Venus desea satisfacciones constantes y espera que las cosas fluyan con facilidad sin hacer ningún esfuerzo ni verse obligado a luchar. Si no vigila su comportamiento, puede volverse una persona perezosa, pasiva, y demasiado compla­ciente como para llevar a cabo los cambios críticos que su vida necesita. Tiene dificultades para iniciar cosas por su cuenta, y en los momentos críticos, se apoya demasiado en los demás. La frustración nace de la propia indulgencia, el in­dividuo busca saturarse de placeres en un esfuerzo inútil por aliviar el dolor y la presión que se originan en su interior. A veces, surgirán problemas financieros debido a su escasa ha­bilidad valorativa y a sus gustos imprácticos (Toulouse ­Lautrec, Claude Monet, George Sand, Irving Berlin, Anais Nin, Margaret Mead).

Si una Venus ápex se encuentra en una Cuadratura-T Cardi­nal, el individuo se esfuerza demasiado por atraer a los demás, ganar su aprobación o aceptación inmediatas, y pedir ayuda y apoyo para sus intereses. Necesita aprender a com­partir y a cooperar pacientemente con las necesidades ajenas de forma mutuamente agradable. En caso contrario, se con­vertirá en un oportunista. Las asociaciones siempre están en proceso de crecimiento, serán excitantes y dinámicas, aun­que también desafiantes. Se sentirá tentado a realizar unio­nes apresuradas y a gastar el interés amoroso en poco tiempo debido a disputas emocionales, comportamiento agresivo, o argumentos surgidos de acciones poco consideradas. Esto es especialmente cierto si Venus está en Aries y Marte o Urano es uno de los planetas implicados. Este impulso por saltar antes de evaluar las relaciones debe ser controlado.

El individuo deberá aprender a valorar cuidadosamente las ventajas y los puntos negativos de manera más práctica antes de establecer compromisos que más tarde pueda lamentar. Mostrará una habilidad marcada para tratar con el público de una forma vibrante y enérgica que provocará su interés. Puede ser una excelente configuración para quien debe diri­gir y coordinar las actividades de otros.

Si Venus ápex se encuentra en una Cuadratura-T Fija, los va­lores inflexibles e inmóviles del individuo asfixiarán sus rela­ciones. Estará determinado a dominar y a veces surgirán conflictos y resentimientos debido a su falta de compromiso. Las relaciones suelen terminar en una especie de rutina, no van a ningún sitio o progresan demasiado lentamente como para ser de algún valor mutuo. Pero la obstinación persisten­te de esta persona lo impulsará a aferrarse emocionalmente a una relación, incluso si ésta demuestra ser intensamente frus­trante, en vez de permitirle vivir los cambios radicales que ne­cesita, o dejar que la relación se disuelva. La persona es muy posesiva, y tiene miedo aunque no sea demasiado evidente de iniciar nuevas relaciones (quizás debido a los factores des­conocidos).

El Venus ápex Fijo es el menos sociable y fluido de los tres, rara vez se adapta a las situaciones. Se aferra demasiado en quienes concentra su atención intensa, de una forma que los hace sentir atrapados. Paradójicamente, luchará por retener su propia independencia, autonomía y libertad de expresión dentro de una relación. Si Plutón es uno de los planetas im­plicados (y Venus se encuentra en Escorpio), la preocupa­ción obsesiva por la pareja irá acompañada de celos arraiga­dos o de manipulación. Esta Venus puede sentirse inhibida o autobloqueada, y no se abre a la gente hasta que pasa mucho tiempo, y los otros han sido suficientemente probados.

Si Venus ápex se encuentra en una Cuadratura-T Mutable, el individuo puede ser voluble en el amor y no saber con certeza lo qué debe valorar en las relaciones. La inquietud crecerá en las uniones íntimas que no permiten separaciones periódicas y espacio para respirar emocionalmente. Para esta persona es muy importante poder ir y venir sin sufrir restricciones ni recibir quejas. Pero esta actitud se convierte a menudo en la principal fuente de críticas constantes y animados sermones por parte de la pareja. Esta Venus describe a la persona su­mamente social, agradable y simpática, que cae bien a todos de manera general, pero que no puede atarse a nadie ni man­tener su atracción durante mucho tiempo sin sentirse claus­trofóbica.

Aunque la búsqueda del amor ideal que colme los valores mentales puede ser intensa, esta persona rara vez muestra un interés duradero en los compañeros reales de su vida, a menos que Saturno sea uno de los planetas que forman la Cuadratura-T. Con Saturno, el individuo trabaja un poco más duro antes de abandonar. Pero si Saturno forma una configuración en signos mutables, el individuo no se compro­meterá con nadie hasta haber probado a la persona innume­rables veces (sobre todo a nivel comunicativo), aunque esto es más propio de la cuadratura entre Venus y Saturno. Apre­cia las relaciones llenas de brillo, entusiasmo, variedad, y es­tímulo intelectual. Pero debe desarrollar una profundidad emocional y una comprensión sensible mayores.

Cuando la tensión de esta Cuadratura-T se resuelve, el indi­viduo puede hacer importantes contribuciones en los terre­nos de las relaciones interpersonales. Puede satisfacer su ne­cesidad de autoexpresión ideal a través de las artes, los intereses culturales, la estética, los asuntos sociales, las rela­ciones públicas, legales o judiciales (ya que estará más equi­librado y podrá ver la vida con mayor imparcialidad y pers­pectiva). Su percepción de la gente estará realzada y elevada, así como su habilidad para valorar positivamente, halagar, y amar a los demás y a sí mismo. Interactuará más diplomáticamente con los demás y con un mayor sentido del juego limpio. En contrapartida, los demás se sentirán más impulsados a cooperar con él y a ayudarlo en el logro de sus valorados objetivos personales.


MARTE ÁPEX
Señala a un individuo de fuerte voluntad, que se siente im­pulsado a actuar de forma independiente y para su propio be­neficio, alguien que controla sus asuntos en todo momento. Tiene impulsos muy definidos y es capaz de enfrentarse di­rectamente a desafíos interpersonales sin ceder o debilitar su posición. Su temperamento agresivo y seguro de sí y sus acti­tudes egoístas pueden ocasionar antagonismos y conflictos en sus relaciones íntimas. Activa las energías de los demás, a tal punto que los otros se sienten impulsados a llevar a cabo sus deseos, o a combatirlos activamente.

Puede convertirse en tema de acalorada controversia. Es im­paciente con las formas normales de hacer las cosas y a me­nudo opone resistencia a las autoridades establecidas privile­giando su propio camino. Es muy físico en su expresión, está lleno de fuerza y vigor. Su aproximación a la vida es temera­ria y atrevida, inicia sus proyectos con un empuje feroz. Sin embargo, la vida lo forzará a revalorar la forma marcial con que aborda sus intereses exclusivos, y egoístas. Se desempe­ña mejor cuando asume papeles de líder, cuando inicia pro­yectos al estilo de los pioneros, al trabajar sólo para sí mismo, o dirigiendo actividades que requieren voluntad de acción para emprender empresas nuevas y dinámicas. (J. S. Bach, Thomas Jefferson, Ernest Hemingway, Muhammed Alí, Indira Gandhi, G. A. Nasser).

Cuando Marte ápex se encuentra en una Cuadratura-T Car­dinal, el individuo reacciona ante la oposición de forma aguda, atacando abiertamente lo que le hace frente. Lleva inmediatamente sus deseos a la práctica de una manera im­pulsiva pero destructora. Considera que posee tanto valor, fuerza e impulso como diez personas juntas (¡y de las que tie­nen un Gran Trígono!), confía en sí mismo. Felizmente, este Marte está más preocupado por hacer cosas que por oponer­se obcecadamente a los demás, ya que la cualidad cardinal indica acción y movimiento. Enfatiza la voluntad de hacer frente a los obstáculos del medio ambiente, se carga de ener­gía cuando las condiciones son peligrosas y desafiantes (si Marte está en Cáncer o en Libra será menos físico pero más psicológico).
Sin embargo, tendrá peleas tormentosas y cara a cara con los demás hasta que aprenda a remitir sus tensiones desbocadas hacia un comportamiento constructivo y orientado al esfuer­zo. No posee mucha paciencia, le va mejor cuando se lanza al trabajo activo que cuando debe prestar atención durante mu­cho tiempo. A veces trabaja llevado por el impulso. Necesita desarrollar una gran actividad física y atlética para liberar la gran tensión sexual que experimenta. Las tareas que le exi­gen mucho le permiten desahogar sus energías.

Cuando Marte ápex se encuentra en una Cuadratura-T Fija señala a un individuo obstinado que puede conservar sus energías vitales, soportando todo tipo de penalidades. Fracasos, y obstáculos exteriores con mucha determinación a tiempo que trabaja duramente hasta que logra asegurar sus objetivos personales. No acepta que las presiones externas modifiquen sus planes. En cambio, mostrará una persistencia tenaz y concentrada hacía un único objetivo, que ya ha calculado, a pesar de lo enorme que sean las fuerzas que se le opongan. Será como una aplanadora que de forma lenta pero segura empuja a cualquier cosa o persona que se encuentre en su camino y le impida o bloquee acercarse a sus metas. La fuerza bruta de sus acciones puede abrumar o cansar a todos sus oponentes.

Su fuerza de convicción intimida a quienes intentan cruzarse en su camino. Puede consolidar su voluntad y rehusar ceder y comprometerse, lo que ocasionará problemas en las relacio­nes. La vida le enseñará el valor de volverse más adaptable y flexible. Le resulta muy difícil compartir su poder y su habili­dad controladora con los demás, por eso debería hacer un es­fuerzo especial. y consciente por ponerse de acuerdo cada vez que siente interiormente una gran resistencia. Posee una marcada habilidad para usar su poder constructivamente (es­pecialmente con Marte en Escorpio), tiene el talento de construir poderosas estructuras y dirigir complejas organiza­ciones con autoconfianza y seguridad en sí mismo.

Cuando Marte ápex se encuentra en una Cuadratura-T Mutable, el individuo tiende a dispersar o diluir su energía ner­viosa dinámica, de manera desorganizada, logrando pocas cosas de valor debido a su inconsistencia. Deberá centrarse si desea terminar una tarea por vez antes que su impulso lo lleve a cambiar y a dedicarse a otra actividad completamente diferente. Esta configuración señala a alguien que se aproxima a las actividades mentales de manera estimulante y enér­gica, le atraerá todo lo que sea inmediato. Pero las tensiones de esta Cuadratura-T indican generalmente una disposición nerviosa, y excitable, demasiado propensa a la irritabilidad mental, y por lo tanto poco apta para tranquilizarse y traba­jar mucho tiempo de manera esforzada.

El principal problema de esta configuración es que el aburri­miento, la distracción, y la atención intermitente impiden que el gasto de energía se realice de forma activa. El indivi­duo se sentirá estimulado para iniciar muchas actividades di­ferentes, necesitará coordinar las mismas con inteligencia, ya que si manera bien esas energías mutables podrá conectarlas y reunirlas de manera práctica y versátil. El individuo necesi­tará períodos de descanso mental para revitalizarse. Si no, gastará su energía nerviosa hasta quedar exhausto o volverse incompetente (especialmente si Marte cae en Géminis o en Virgo).

Cuando la tensión de esta Cuadratura-T ha sido resuelta. el individuo será capaz de actuar de forma planeada y adecuada y logrará resultados efectivos. Sus esfuerzos personales ten­drán éxito debido a la manera constructiva y creativa de ac­tuar. Trabajará mejor cuando se trate de cambios o inicios nuevos y refrescantes, además cuando comience aleo de ma­nera honesta impulsará a los demás a producir. Su impulso dinámico cargado de energía vital estimulará en vez de repeler a los demás y además estará equilibrado gracias a que es consciente de las consecuencias de sus acciones. Podrá ocuparse de actividades de servicio social. Deseará estar a la cabeza de los proyectos, pero ahora será capaz de expresarse de una forma que estimulará a los demás a volver a empezar.


JUPITER ÁPEX
Júpiter ápex señala al individuo que busca activamente el sentido mayor de la vida, y que se acerca a lo mundano con una perspectiva amplia y filosófica. Se siente impulsado a cuestionar subjetivamente la rectitud de las actitudes habituales sobre moral social, ortodoxia religiosa, ética, y política. La vida lo estimula pero no lo fuerza (debido a la benevolencia de Júpiter, incluso bajo la presión intensa de una Cuadratura-T) a aprender tolerancia, aceptación, y caridad si desea desarrollar un sistema personal de creencias que no deba defender de los ataques de la sociedad. Al desarrollar sabiduría, comprenderá que no necesita moralizar o hacer proselitismo para comunicar a los demás su fe personal. Sin embargo, un Júpiter ápex mal manejado publicitará todas sus causas con demasiado ruido, con poco juicio y falta de sentido común. Además será engreído y no lo reconocerá.

Se preocupará principalmente por enriquecer su vida, pero también intentará iluminar y realzar la de los demás a través de su capacidad especial para inspirar según su visión social personal de cómo deberían ser las cosas. La vida lo lleva a adoptar el papel del maestro o del portavoz que dirige la ética, la educación, la política, o la espiritualidad de su co­munidad, sociedad, o del mundo en general. Pero deberá practicarlo que predica, ya que Júpiter puede reconocer con facilidad un modelo social ideal pero a menudo es demasiado indisciplinado como para convertirse en un ejemplo de ese modelo idealizado. Por lo tanto, este individuo, a pesar de su sinceridad, vivirá una lucha interna al intentar aplicar en la práctica los conceptos idealistas que expone libremente. A pesar de sus propias deficiencias personales, un impulso su­perior a sus fuerzas lo instará a publicitar sus revelaciones a gran escala. (Oliver Cromwell, Immanuel Kant, Annie Be­sant, Eleanor Roosevelt, Madelyn Murray O'Hair, Jimmy Carter).

Cuando Júpiter ápex se encuentra en una Cuadratura- T Car­dinal, el individuo tiende a aproximarse a su búsqueda de verdad de manera enérgica y vigorosa. Puede mostrar mucho celo y fervor. En su exploración de cauces que le permitan expandirse personalmente, puede ser muy agresivo y obsti­nado. Las restricciones sociales que le imponga el medio am­biente lo impacientarán mucho, se enfrentará a ellas de ma­nera abierta y directa. Debido al impulso cardinal, podrá canalizar sus energías inspiracionales en áreas que necesiten de un líder social. Será una especie de pionero que revelará nuevos conceptos acerca del crecimiento social, con su caris­ma despertará a las conciencias dormidas. Sin embargo, sus entusiasmos serán de poca duración y tendrá dificultades pa­ra sostener viva su fe durante mucho tiempo.

A nivel más personal, un Júpiter ápex Cardinal señala un ca­rácter impulsivo y poco práctico, que estimula tontamente al individuo a abarcar mucho sin reflexionar primero sobre su auténtica capacidad para manejar correctamente tales activi­dades. De manera optimista considera los beneficios inme­diatos de cualquier empresa, pero rara vez estudia las conse­cuencias a largo plazo. Será muy activo físicamente, los viajes constituirán una salida natural a sus energías exhube­rantes. Se proyecta al futuro con confianza y entusiasmo, la vida le enseñará a servirse de su juicio para mejorar sus pro­pias condiciones sociales presentes.

Cuando Júpiter ápex se encuentra en una Cuadratura-T Fija, el individuo poseerá ideales sociales de mayor proyección en el tiempo, será más persistente en esta búsqueda. Se sentirá menos inclinado a publicitar su fe y sus creencias con el celo misionero del Júpiter ápex Cardinal. Sus amplias teorías o fi­losofías de la vida serán tan dogmáticas y porfiadas como aquellas a las que se opone. Si se vuelve más abierto mental­mente, más flexible, y ecléctico en sus puntos de vista. se ayudará inmensamente en su crecimiento interno. De lo con­trario, su intensidad y unilateralidad (cualidad fija) unida a la innata confianza y sentido de la rectitud de Júpiter, se po­drían manifestar como fanatismo y prejuicio. La orientación rígida, y emocional de la voluntariosa cualidad fija puede provocar intolerancia con respecto a las creencias de los demás, contrarias a las que defiende tan inflexiblemente.

Los signos fijos son propensos a acumular recursos y a rete­ner el poder en vez de dispersarlo libremente hacia el exte­rior. Este tipo de individuo es a menudo ultra indulgente, in­moderado, y excesivo en sus expectativas (generalmente querrá mucho de lo que le gusta y no se sentirá muy inclinado a restringir sus ilimitados apetitos sensuales). Vive atado a sus costumbres y es difícil que las cambie, su habilidad para disipar y gastar energía vital puede terminar en pasividad y en somnolencia sensorial, Buscará expandirse y ampliar su control a través de las finanzas o de las inversiones, tendrá mucha fe en su capacidad de negociante, Tiende a sobrecar­garse de trabajo, pero posee la resistencia necesaria como para realizar todas las tareas en que pone su fe.

Cuando Júpiter ápex se encuentra en una Cuadratura-T Mu­table, nos encontramos con el «cazador de gurús», alguien que revolotea entusiásticamente de un ideal, una teoría o una filosofía a la siguiente, sin parar, La inspiración es funda­mentalmente de índole mental, pero no se la pone en prácti­ca como ocurre con el Júpiter ápex Cardinal. Ni produce di­videndos como en el caso del Júpiter ápex Fijo. El individuo querrá sabiduría instantánea, iluminación veloz, o beneficios sociales y privilegios especiales sin esforzarse por ganarlos, será éste el tema principal de la vida. Sus falsas esperanzas de mejorar sin tener que luchar ni merecérselo lo dejarán cons­tantemente desilusionado, desencantado, y sin metas, Le costará mucho mantener su fe o comprometerse con ideolo­gías durante un período de tiempo extendido, La cualidad mutable, amiga de la variedad, enfatiza la naturaleza jupite­riana que gusta de la exploración y del vagabundeo. Sin em­bargo, este espíritu errante impide que el individuo establez­ca una base segura con otras personas. Su comportamiento irresponsable e indeciso le trae problemas en las relaciones, que intentará ignorarlos, dejarlos de lado, o negarlos. La tendencia a la vacilación, propia de la cualidad mutable, se amplificará.

Su necesidad interna de libertad y expansión lo lleva a variar constantemente en el terreno de las asociaciones, le gustan las relaciones informales v_ del momento, no quiere estructu­ras. Como resultado de ello, establece pocas relaciones o ninguna, especialmente si son largas y comprometidas. Pero, si esta Cuadratura-T se usa constructivamente. puede indicar al maestro excepcional, al guía espiritual, al administrador inteligente o al iluminado político que con sus palabras con­duce al pueblo, Es capaz de traducir claramente y de promo­ver su visión y su sabiduría con mucha versatilidad, adapta­ción. y hasta sentido del humor (a menudo una cualidad necesaria para el crecimiento espiritual). Su tolerancia le permite responder con apertura y honestidad a todos los ni­veles de mentalidad social.

Cuando la tensión de esta Cuadratura-T logra resolverse, el individuo se siente motivado a contribuir filantrópicamente o apoyar generosamente causas sociales que ayuden al progreso. Aspira a conducir a su comunidad o al mundo hacia un ideal colectivo. Debido a la inclinación jupiteriana a proveer de grandes oportunidades que con frecuencia amplían nues­tra influencia social en la vida, podrá lograr fama, reconocimiento y renombre (aunque no los haya buscado consciente­mente). Su vida entera parecerá estar protegida y nutrida por fuerzas benevolentes del más allá. Estará bendecido y hasta santificado. Sus necesidades auténticas serán abasteci­das por la generosidad y la amabilidad de las personas que contacte. Mientras tanto, administrará con alegría los nu­trientes morales y éticos necesarios para inspirar a los demás a mejorar y a elevar su conciencia social. Puede desempeñar un papel importante en ayudar a los demás a comprender los principios creativos de la vida que guían la evolución humana por un sendero de mayor enriquecimiento interior.


SATURNO ÁPEX
Saturno ápex indica a un individuo que se aproxima de ma­nera realista y práctica a los objetivos serios y de lamo alcan­ce que se ha planteado. Primero deberá soportar demoras y fracasos mientras lucha por darse a conocer, por lograr pro­minencia social, éxito profesional, y el respeto de los demás, La vida obliga a esta persona a comprender la sabiduría de la paciencia, el planeamiento adecuado, y la madurez, La moti­vación más poderosa de este individuo será la ambición, Normalmente comenzará su vida sintiéndose frustrado, fre­nado y temeroso de exponer sus defectos ante la vista ajena (o incluso ante sí mismo). Las dudas y el desaliento tienden a bloquear su relación fluida con los demás, quienes de no ser así podrían ayudarlo a estructurar tempranamente sus metas en la vida. Actuará a la defensiva, con mucha reserva, será dolorosamente autoconsciente, y generalmente no intimará con quienes conoce debido a su desconfianza. Intenta proteger su vulnerabilidad controlando a los demás, también se siente inclinado a utilizar los recursos ajenos para alcanzar sus metas concretas, lo que implica un abuso.

La presión de la responsabilidad típica de esta Cuadratura-T a menudo impulsa al individuo a operar en puestos claves de poder, control, administración, supervisión, y en todas las actividades reguladoras en que puede ejercer su autoridad sobre los demás, Posee una capacidad especial que necesita ser usada con cuidado. Su talento superior para organizar los asuntos y formular planes según metas a gran escala puede ser muy efectivo cuando lo canaliza en el terreno de los nego­cios empresariales. Además, sabe calcular sus movimientos con astucia y ejercer un alto nivel de disciplina y autocontrol cuando lo necesita. Sin embargo, debido a esta necesidad in­tensificada de fortificar su le resulta difícil relajarse, sentirse cómodo y ser demostrativo en sus relaciones ínti­mas. Evita o trata de enfriar las uniones en que se espera de él calor, ternura, y la demostración de sus sentimientos. A cambio, intenta mandar con puño de hierro, Deberá confiar más y compartir con otros de manera más profunda y sensi­ble. (Theodore Roosevelt, Chaing Kai-Shek, Charles De Gaulle, Fidel Castro, Hugh Hefner, Lyndon Johnson).

Cuando Saturno se encuentra en una Cuadratura-T Cardi­nal, el individuo experimenta frustraciones agudas, ansie­dad. y aprensión debido a la oposición que encuentra cada vez que presiona con fuerza para conseguir una gratificación inmediata, En principio, la vida parece negarle el fruto de sus actividades personales, creando períodos de intensa pre­sión y desaliento. Sin embargo, la energía contenida en esta Cuadratura-T ayuda a fortificar la ambición del individuo, permitiéndole confrontar dinámicamente los desafíos de ma­nera tenaz hasta que finalmente logra derrotar a la oposi­ción. En los momentos críticos de su vida, es capaz de focali­zar y dirigir sus poderes de mando hacia el control de los asuntos que requieren de una solución inmediata. Normalmente la habilidad ejecutiva está muy desarrollada. Pero, la seguridad en sí mismo propia de la cualidad cardinal sugiere un carácter dominante, que se hace carro de todo, y que exige la supervisión total de las actividades que inicia. Se resiente con facilidad si alguien intenta interferir sus planes de acción, o atrasarlos. Sin embargo, carece de resistencia (aunque Saturno esté implicado) y deberá aplicar un auto­control y una paciencia mayores a fin de adherirse a los pla­nes que exigen organización absoluta y tiempo suficiente como para estructurase adecuadamente. Si los planes de ac­ción que ha elaborado sufren demoras o retrasos temporales. será debido a que tiene que aprender a considerar con más cuidado las consecuencias a largo plazo de sus objetivos pre­sentes.
Cuando Saturno ápex se encuentra en una Cuadratura- T Fija, el individuo será una persona rígida y organizada. SUS propósitos serán intensos, pero obstinadamente inflexibles resistentes. Esta configuración sugiere un impulso fijo, casi compulsivo por establecer una seguridad duradera a  través del control estrecho sobre las situaciones y las otras perso­nas. Está decidido categóricamente a preservar la estructura y el orden que tanto valora. Desea dominar totalmente y ma­nipular todos los asuntos que estén bajo su autoridad y es muy poco probable que comparta el control con otros. Es posible que en algún momento en una vida pasada haya subyugado a otros para que lo obedezcan, y ahora experimentara un eran conflicto interno cada vez que sea desafiado a rendir su indomable voluntad a otro. Busca con tenacidad la posi­ción del que está arriba, puede volverse cruel para asegurar­se el poder.

Normalmente es obstinado y no se compromete, pero puede convertirse en una fortaleza digna de confianza en los perío­dos de crisis, rara vez abandonará sus deberes y obligaciones sobre los que concentrará toda su atención. Puede soportar todas las luchas, se aferrará tenazmente hasta que logre sus bien definidas metas, Sentirá que construir una-base perma­nente y consolidarla con gran cuidado es su responsabilidad, para ello es capaz de trabajar pacientemente durante mucho tiempo para obtener resultados tangibles. Sin embargo, de­berá ser menos absoluto en sus ambiciones y menos dictato­rial en sus relaciones. Sus inhibiciones defensivas lo llevarán a formar uniones que serán emocionalmente sofocantes para ambas partes.

Cuando Saturno ápex se encuentra en una Cuadratura-T Mutable, exige más disciplina mental y menos dispersión de energía nerviosa. La vida obligará al individuo a aprender cómo concentrar sus energías intelectuales y aplicarlas de manera práctica con mayor discernimiento y selectividad. Esta Cuadratura puede ser muy benéfica para el Saturno mu­table. El individuo a menudo experimenta frustración e inse­guridad en muchas áreas de comunicación hasta que a través del duro trabajo logra centrarse y desarrollar una dirección adecuada. Las ambiciones se focalizarán en el terreno men­tal, el individuo puede adquirir experiencia en la concepción minuciosa de complejos sistemas de pensamiento, que pue­dan impresionar de forma definitiva a la conciencia social. Pero primero deberá trabajar para eliminar sus actitudes ne­gativas y pesimistas y así evitar que sus conceptos se vuelvan demasiado limitados o cínicos,

Este esquema generalmente describe al escéptico ultra racio­nalista que desconfía del poder de la imaginación o de las emociones. Deberá esforzarse por lograr una educación que le brinde seguridad, ya que suele sentirse temeroso o turba­do de parecer inepto en las áreas intelectuales que le atraen. La vida lo desafiará brindándole posiciones de autoridad que enfaticen la dispersión o la distribución de datos útiles y de información especializada. Deberá disciplinarse para organi­zar o sintetizar el conocimiento que reúne tan pacientemen­te. Saturno ápex mutable es excelente para el trabajo cientí­fico, para los estudios tecnológicos, o para los análisis eruditos que exigen una conciencia esmerada para el detalle. Una vez que controle los poderes versátiles de su mente, será capaz de dominar la técnica en todas las áreas de la creativi­dad mental.

Cuando se lora resolver la tensión de esta Cuadratura-T. el individuo será muy ambicioso y aceptará deberes serios y obligaciones sociales sin recurrir a las estrategias del poder, a las tácticas de control, o al dominio abrumador sobre los demás. Sus sostenidos esfuerzos por crear una ley, un orden y una justicia verdaderas dentro de la sociedad existente, lo harán merecedor del respeto de todos. Su despliegue de au­toridad personal y liderazgo según quienes lo vean actuar será producto de una gran integridad, fuerza de carácter, y sentido de la justicia. Enfrentará los obstáculos sin temor, sin desaliento, y sin un sentido autoderrotista de inadecua­ción. Nunca evitará la responsabilidad en las relaciones, sean éstas personales o sociales, se acercará a ellas con madurez y autocontrol constructivo, lo que permitirá a todos estructu­rar mejor sus razones. Podrá alcanzar una posición impor­tante en la vida debido a sus esfuerzos serios y altruistas por consolidar las metas colectivas. Su devoción diligente por los temas serios que atañen al mundo lo inspirará para organizar sus propias fuerzas y prioridades. Además, aprenderá a com­partir con sus íntimos sin intentar desviar la expresión espon­tánea de los demás. Su base interior es ahora tan fuerte e ina­movible que se sentirá menos inclinado a evitar que otros puedan influenciar su vida.


URANO ÁPEX
Señala a un individuo que puede actuar como catalizador so­cial para las reformas del colectivo y para el progreso social general. Se siente fuertemente impulsado a suscitar cambios repentinos y radicales en el status quo. Quiere despertar a la sociedad, según cómo él perciba el proceso. Sin embargo, las tremendas energías de esta poderosa Cuadratura-T a menu­do lo presionan para que se comporte de una forma extrema o socialmente explosiva, esta actitud dificultará su sintoniza­ción con los demás. Tendrá una sobrecarga infinitamente su­perior-de energía eléctrico-nerviosa, y por esa razón necesitará una vastísima gama de estímulos mentales para prevenir su inclinación a las acciones violentas y destructivas. Su im­pulso por romper y destrozar todo lo que impida la realiza­ción de sus ideales y aspiraciones será excepcionalmente fuerte y necesita ser controlado.

Si esta Cuadratura-T no se maneja bien, señala al marginado social que vive obstinadamente fuera del orden establecido. Creará sus propias leyes, vivirá apartado y a la defensiva, y no permitirá que su albedrío sea menoscabado por las presio­nes externas. Aunque es muy voluntarioso e impredecible, este individuo magnético poseerá una gran intuición sobre las demás personas y quizás se servirá de sus percepciones para enseñarles sus debilidades humanas y obligarlos a alte­rar radicalmente su estilo de vida. Su habilidad para penetrar las estructuras externas y alcanzar el corazón último de la verdad puede ser en ciertas ocasiones extraordinaria. Si utili­za esta configuración constructivamente, este individuo pue­de convertirse en un visionario social, poseedor de un poder carismático capaz de liberar a la conciencia de la masa de es­quemas colectivos de expresión obsoletos (Emily Bronté, Thomas Becket, Winston Charchill. Rudolph Steiner, Gurd­jieff Jim Jones).
Cuando Urano ápex se encuentra en una Cuadratura-T Car­dinal, el individuo será muy impaciente, sobreexcitado, que se lanza con energía a desempeñar el autoproclamado papel de activista social o cruzado en favor de alguna causa social o movimiento de masas. Querrá cuando menas impulsar su vi­sión de futuro a todos sus conocidos. Sin embargo, debido a su forma abrupta de actuar, enajena o intimida a quienes quiere imponer su reforma agresiva. Puede perseguir sus metas con mucho vigor, rectitud, e incluso excitación, pero realiza cambios repentinos que parecen inconsistentes y con­trarios con los planes ya en marcha. Cuando se maneja mal, Urano ápex Cardinal indica que la persona no respeta la ley, desafía a la sociedad, y destruye y desequilibra la organiza­ción de cualquier grupo. Especialmente, si Marte se encuen­tra implicado en la Cuadratura-T, porque entonces se inten­sifica el potencial de rebeldía y temeridad. Saturno ligado a esta configuración refrena y controla los impulsos, pero tam­bién incrementa la presión reprimida, y sin embargo activa, que podría eventualmente explotar en forma de acciones au­toritarias.

La cualidad cardinal se desempeña mejor cuando opera en el mundo exterior, donde hay cambio y movimiento, y puesto que Urano se siente impulsado a las reformas radicales, puede señalar al innovador social, al luchador por la liber­tad, o al experimentador activo que evoca los arquetipos mentales colectivos para producir cambios sociales dentro de las estructuras ya existentes, Por otra parte, puede indicar también al rebelde, cuyas actividades sociales compulsivas sacuden y conmueven a las convenciones establecidas. Por ejemplo, Urano ápex Cardinal del líder religioso Jim Jones hacía una cuadratura a su Saturno natal (en Capricornio) y éste a su vez hacía oposición a Plutón, sugiriendo un ansia desmedida de control sobre los demás, que obedecía a sus propias percepciones personales, rara vez compartidas. El impulso manipulativo es reforzado por la presencia de Sa­turno y Plutón.

Cuando Urano ápex se encuentra en una Cuadratura- T Fija, señala a un individuo que se rige por sus propias leyes. Será una persona altamente voluntariosa e individualista, capaz de bloquear la influencia ajena y de perseguir a solas su cami­no propio y original, No se siente tan inclinado a desafiar ac­tivamente a la autoridad, simplemente ignorará las reglas y normas establecidas y seguirá sus propias intuiciones. Es decir, no intentará realizar cambios sociales inmediatos como aquel que posee un Urano ápex Cardinal, pero luchará tenazmente contra las condiciones externas hasta que sea capaz de cambiarlas desde una posición más segura, Sus per­cepciones a menudo estarán sintonizadas con su escala de va­lores, creando intensos disturbios en las relaciones, A través del tiempo, irá acumulando una aran tensión, en un momen­to dado se verá obligado a liberar esa sobrecarga para que ésta no pierda su poder y su fuerza.

La vida le exigirá adaptarse a situaciones nuevas y sin prece­dentes, éstas lo forzarán a alterar totalmente su estructura de valores. A nivel de relaciones, exige el privilegio de vivir en libertad. Pero debido a la dinámica de esta Cuadratura-T, si su visión de lo que es «verdad» no incluye a los demás, termi­nará por derrumbarse y se quedará sin estructura. Esto lo de­sorientará durante mucho tiempo hasta que utilice su volun­tad para reformar su vida de una forma que le permita cen­trarse en objetivos nuevos. En términos generales, la cuali­dad fija ayuda a suavizar la excitabilidad urgente de Urano, expresándose de manera menos errática e inestable.

Cuando Urano ápex se encuentra en una Cuadratura- T Mu­table, el individuo puede convertirse en un pensador radical que desafía los sistemas tradicionales de conocimiento. Será muy, original, pero sus contemporáneos no comprenderán su venialidad y lo criticarán intensamente. Será considerado un intelectual marginal o un chiflado excéntrico que abraza ideas subversivas que pueden ser una amenaza para el pensa­miento convencional. Suele ser demasiado disperso y erráti­co en su aproximación como para concretizar sus ideales. A veces deja un ideal por otro sin explicación ni razón aparen­te. Debido a la variabilidad natural de la cualidad mutable, este Urano puede manifestar una idiosincrasia compleja. El sistema nervioso está demasiado cargado eléctricamente funcionará en un estado constante de excitación y flujos es­porádicos, el individuo poseerá un temperamento ultra ner­vioso demasiado inestable como para hacer frente de forma eficiente a la actividad mundana. Está ansioso por alterar y modificar aquello sobre lo que posa su corta y esporádica atención, le molesta mucho tener que trabajar con sistemas o rutinas establecidas.

El impredecible Urano manifestándose a través de la cam­biante cualidad mutable indicará a un individuo con grandes dificultades para focalizar sus talentos y sus habilidades men­tales en cualquier tema durante el tiempo suficiente como para llevar a cabo alguna reforma duradera. O tal vez sus percepciones revolucionarias sólo vivan en su mente y no lle­gue a manifestarlas de manera tangible y práctica. Aunque muy perceptivo y sintonizado con las alternativas y opciones innovadoras de su medio social, tiende a comportarse bruscamente y a formular observaciones demasiado francas con respecto a los demás, a quienes atrae magnéticamente o so­bre quienes gusta formular teorías, Los campos de la comu­nicación le permiten canalizar mejor sus energías impulsivas y mentalmente explosivas, ya que le brindan la posibilidad de innovar y una libertad intelectual total.

Cuando logra resolver la tensión inherente a esta Cuadratu­ra-T, puede convertirse en un portador de luz para un mundo en tinieblas. Se transforma en un agente, para el progreso universal, distribuyendo activamente conocimientos capaces de liberar a la sociedad. Ahora puede conectar consciente­mente con los planos mentales más elevados y utilizar su per­cepción intuitiva para dar energía a otros y ayudarlos a des­cubrir su propia capacidad, En todos sus encuentros se com­porta amistosamente de manera abierta, franca y positiva, uniendo a los grupos que pretenden hacer progresar las cau­sas sociales, Se convierte en un modelo que sirve como de­sencadenante potencial para la libertad social expresando creativamente su espíritu inventivo y su originalidad, La vida le da el privilegio único de contribuir a beneficiar a la socie­dad a través de las causas humanitarias. Aunque no se identi­fique totalmente con aquellos a quienes apoya con sus idea­les, ya que las cuadraturas a Urano desafían los esquemas ordinarios de organización, estimula el potencial dinámico de los demás para que aceleren su crecimiento, mientras él sigue siendo un ser libre.


NEPTUNO ÁPEX
Quien posee a un Neptuno ápex es hipersensible a los estí­mulos sensoriales, y es capaz de experimentar estados emo­cionales de conciencia casi ilimitados. En general, posee una sensibilidad refinada y sus sentimientos son inspirados. Pero esta estructura delicada puede carecer de un ego que le per­mita hacer frente a los rigores ordinarios de la vida cotidiana.

La realidad diaria le parecerá demasiado exigente y poco gratificante. Las dos cuadraturas a Neptuno enfatizan la tendencia a la autodecepción y al escapismo. Suelen existir debilidades psicológicas ocultas que deberán ser enfrentadas analizadas si desea aclarar cuáles son sus necesidades en una relación. De forma natural, oscurece y colorea su percepción idealista de los demás debido a su renuncia a aceptar las imperfecciones humanas. Al darse cuenta de la inadecuación de aquéllos a quienes atrae, se hacen dolorosamente evidentes sus propias debilidades humanas, y de forma poco realis­ta, intenta protegerse de esa concienciación negando su exis­tencia. Se defiende de la amenaza de la cruda realidad distorsionando lo que se filtra a través  de sus emociones.

Es tan impresionable, que esa cualidad se convierte en un de­fecto, deberá aprender a ser más discriminativo y selectivo acerca de lo que absorbe del medio ambiente, Su vulnerabili­dad aumenta cuando rehuye disciplinarse mediante el autoa­nálisis y el discernimiento. Al elegir ignorar sus niveles más profundos (aunque esa elección sea predominantemente in­consciente), se mantiene abierto a relaciones en las que abu­sarán de sus sentimientos, Cada vez que intenta ser lo que no es, atrae como un imán, a personas con intenciones desho­nestas y engañosas. Cuando ve a estas uniones tal como son, en realidad, se desilusiona profundamente y se repliega en su interior, sintiéndose muy pesimista (Beethoven, Lord By­ron, Henri Matisse, Tchaikovsky, Artur Rimbaud, Voltaire). Cuando Neptuno ápex se halla en una Cuadratura-T Cardi­nal, el individuo suele actuar de forma poco práctica y mal organizada cada vez que intenta llevar algo a cabo en su vida, Se aproxima a sus objetivos de manera poco realista y se lanza impulsivamente a actividades poco definidas con las anteojeras puestas, A menudo, se siente impulsado emocio­nalmente y de forma enérgica (tanto como lo permita el pasi­vo Neptuno) a realizar sus ambiciones, las cuales son muy idealistas, pero rara vez considera los detalles menores (ni si­quiera se dará cuenta de que existen). La vida lo forzará a ir más despacio y a organizar los asuntos con paciencia y cuida­do, ya que se desilusiona rápidamente cuando sus planes chocan contra un obstáculo o aparece un impedimento. Si no se disciplina y se adhiere a un sistema o método práctico, sus esfuerzos mal coordinados lo dejarán sin vitalidad, confuso y muy deprimido momentáneamente.

Su impaciencia no le permite concentrarse el tiempo suficiente como para manifestar sus sueños interiores y sus her­mosos ideales. En las relaciones, se retraerá de los compro­misos si le exigen demasiada responsabilidad. Su falta cíe resistencia, aunada a una imaginación activa, lo tientan a concebir atajos, ardides, salidas fáciles, y planes frágiles que parecen prometer mucho rápidamente y con el menor es­fuerzo. Los signos cardinales se relacionan con diferentes formas de expresarla identidad, un Neptuno ápex mal mane­jado puede indicar una autonegación o un concepto de sí mismo exagerado. Si usa bien la energía, el individuo se sen­tirá inspirado para crear nuevos estilos musicales o artísticas o para explorar los reinos de la expresión creativa, Va que esas áreas son adecuadas para que canalice mejor su tempe­ramento ultra terreno y su aguda sensibilidad.

Cuando Neptuno ápex se encuentra en una Cuadratura-T Fija, el individuo abrigará profundos anhelos emocionales que serán difíciles de gratificar siguiendo los canales munda­nos habituales. Debido a la tendencia de la cualidad fija a es­tablecer un conjunto de hábitos difíciles de quebrar, esta per­sona se formará ilusiones sobre sí misma o sobre los demás que no deseará alterar, a pesar de los hechos desplegados ante ella, Puede engañarse durante mucho tiempo, porque sus propias distorsiones lo gratifican, y bloqueará obstinada­mente todo lo que amenace sus valorados conceptos erró­neos. Cuando comprende que sus emociones le han transmi­tido mensajes falsos, y que el objeto de su devoción no poseía sustancia real, su intensa desilusión lo impulsará a huir del dolor que siente en su interior. Tanto Neptuno como la cualidad fija comparten un rasgo y éste es la sensualidad, por lo tanto, el individuo intentará evitar la confrontación a través del consumo desmedido de substancias que adormezcan su sensibilidad, o distorsionen su percepción sensorial. Cuanto menos creativo se sienta, más groseros y físicos serán sus deseos, y a la vez más insatisfactorios.

Suele sentirse interiormente muy sola y falto de conexión emocional con los demás (dado que el increíble poder de re­sistencia de los signos fijos puede hacer perder el sentido de proporción hasta el extremo de volver al individuo incapaz de sentirse afectado en manera alguna por el medio ambien­te externo). La vida lo forzará a disolver su inflexible volun­tad para que pueda doblegarse a las urgencias más profundas de quienes necesitan su fuerza: Al rendir su ego a una causa social justa fuera de si mismo, se sentirá capaz de extraer de su caudal de recursos interiores los que sirvan para construir estructuras externas ideales. Será presionado para que exhi­ba la voluntad de servir y libere su espíritu compasivo. Las actividades que le ayuden a dramatizar sus sentidos son posi­tivas porque le permiten contactar con sus sentimientos in­ternos más intensos, que necesitan salir a la luz y expresarse. Cuando Neptuno ápex se encuentra en una Cuadratura-T Mutable, el individuo se expresa de forma confusa. Cuando esté sujeto a tensión, se volverá mentalmente errático y no interpretará los mensajes o señales del medio ambiente de forma correcta o clara. Su proceso mental enredado interfe­rirá con su habilidad para comunicarse con los demás. Pero cuando deba comunicarse de forma indirecta o sutil lo hará muy creativamente. Sentirá la necesidad de distanciarse de las presiones cotidianas escapando a su mundo mental, El mundo imaginativo que él mismo creó le brinda protección. De ello resulta una habilidad de observación muy pobre, dis­tracciones mentales, sueños diurnos y una mente ausente. Ésta posee la cualidad de una esponja, capaz de absorber y retener una gama amplia de impresiones, pero el nativo es demasiado desorganizado como para estructurar las ideas que desarrolla de forma lógica y racional. La vida le enseña­rá a analizar cuidadosamente sus conceptos para ver si con­tienen información equivocada o datos erróneos antes de sacar ninguna conclusión definitiva.

Esta Cuadratura-T señala falta de voluntad y una tendencia a abandonar o ceder fácilmente en vez de hacer frente a los obstáculos. Puede que no haga siquiera un esfuerzo para so­lucionar sus problemas, simplemente ignorará o infravalora­rá las dificultades. La gente que lo rodea lo influenciará mucho, será crédulo o cándido hasta que aprenda a no juzgar a los demás por su apariencia y los evalúe objetivamente. De lo contrario, su naturaleza confiada e inocente será manipu­lada fácilmente por los egos más fuertes. Neptuno ápex Mu­table señala una habilidad camaleónica para cambiar de au­toexpresión y que ésta refleje al medio ambiente inmediato (la versatilidad se combina con la capacidad neptuniana para la imitación), por lo que el individuo engañará a los demás de forma involuntaria o entenderán mal lo que les diga. Si usa bien esta configuración, exhibirá una variedad de talentos ar­tísticos, literarios o comunicativos, que deberá cultivar más a fondo a través de la autodisciplina, la concentración, el es­fuerzo consistente y la organización práctica.

Cuando la tensión de esta Cuadratura-T es resuelta, podrá usar sus energías inspiracionales de forma más concreta y práctica en su ambición por manifestar los sueños -y los eleva­dos ideales de su sociedad o del mundo en general. Puede transformarse en una fuente creativa que brinde al mundo curación, consuelo espiritual, iluminación emocional, y un sentido mayor de la unificación. Será capaz de influir a través del poder divino del amor, Su compasivo corazón lo hace capaz de sacrificar sabiamente sus intereses personales para promover y nutrir al progreso universal, a menudo a través del servicio social o las artes, Su capacidad para abrirse a las necesidades sensibles de su medio ambiente estará equilibra­da por su habilidad para saber cómo protegerse de las fuerzas no deseadas que podrían arrojarlo fuera de su centro emo­cional.


PLUTON ÁPEX
Indica un individuo que se acerca a su vida con mucha inten­sidad, focalización, y vigor psicológico. Se siente atraído por la investigación de las complejas corrientes subterráneas de la vida y puede indagar con facilidad en los temas más delica­dos con gran percepción y profundidad, Intentará descubrir su funcionamiento interno y exponerlo. Tiende a transitar sus metas inexorablemente por un solo carril. Cuando no las comprende, sus obsesiones tan febriles y poderosas pueden acabar con sus energías emocionales, De todos los planetas ápex. Plutón es el más difícil de manejar. ya que obliga al in­dividuo a sufrir una metamorfosis psicológica completa antes de poder utilizar el poder de esta Cuadratura-T de forma se­gura y humana.

Plutón es un planeta paradójico, lo cual implica que el indivi­duo gusta de los extremos, que puede sentirse atormentado entre un deseo poderoso de realizar sus ambiciones a través de la fuerza, la manipulación, o las acciones subversivas... y su anhelo de purgarse de todas sus tentaciones para abusar del poder de controlar a los demás. A menudo oscila de un polo al otro durante mucho tiempo hasta que finalmente per­mite que su vida sea dominada por uno de ambos. Es muy complicado y reservado. Pocas personas tienen acceso a su mundo interior, y quienes entran tampoco pueden acceder por completo. En sus relaciones, puede ser enigmático y mis­terioso, exhibir una especie de lejanía indiferente, distancia y autocontrol emocional o pasión, posesividad, y gran inten­sidad emocional. A menudo se desata una lucha en su inte­rior para comprender estas fuerzas. (Goethe, Aleister Cro­wlev, J. B. Rhine, Ralph Nader, Gloria Steinem, Anita Bryant).

Cuando Plutón ápex se encuentra en una Cuadratura-T Car­dinal, el nativo es un individualista y un solitario que no se in­tegra con los demás. De forma casi desafiante rechazará la ayuda y el apoyo de los demás cuando persigue sus objetivos inmediatos, tiene miedo de que intenten controlar sus actos. Cuándo sus fuerzas internas ocultas son amenazadas o desa­fiadas se siente impelido a confrontar y a hundir a la oposi­ción de manera enérgica y despiadada. Reúne y activa fácil­mente sus reservas de poder y las aplica en situaciones de crisis que exigen reacciones inmediatas y decisivas. Plutón ápex Cardinal es excelente para aquellos que ocupan posicio­nes de poder y precisan de una percepción penetrante en to­das las fases operativas que son cruciales.

Esta persona tiene una actitud beligerante que dificulta la cooperación con los demás. Su inclinación a estar al frente de todo, crea problemas psicológicos a la hora de compartir el poder, o de renunciar al mismo en favor de otra persona, sin sentir resentimientos y desprecios declarados. Este Plutón ápex está más inclinado que los otros a mostrar su intensidad debido a la naturaleza abierta de la cualidad cardinal. Las energías plutonianas del individuo son recibidas con más fa­cilidad por los demás o por el medio ambiente, esto explica por qué la persona se enfrenta a lo externo más activamente de lo habitual. La vida lo forzará a vivir finales explosivos en cada fase de su desarrollo personal a fin de comenzar desde cero en la etapa siguiente.

Cuando Plutón ápex se encuentra en una Cuadratura-T Fija, el individuo tiene deseos muy fijos y obstinados. Posee una enorme resistencia emocional y no se quiebra con facilidad. Se aferra al camino con el que se comprometió interiormen­te, a pesar de los imponentes obstáculos que deberá afrontar. La cruzada personal de moralidad sexual emprendida por Anita Bryant, es un ejemplo de persistencia y fuerza de con­vicción típicos de esta Cuadratura-T. Consolidará lentamen­te sus reservas de poder pero de forma organizada, trabajan­do por una meta futura difícil, sin dejar nada ni que nadie interfiera o bloquee sus esfuerzos duraderos (siempre que valore incondicionalmente esta meta). La sensualidad y la sexualidad están muy acentuadas, y suelen ejercer una in­fluencia poderosa sobre el individuo. Sin embargo, común­mente las cuadraturas a Plutón, producirán una sexualidad reprimida. La expresión sexual puede ser problemática, de­bido a su tendencia a controlar la manifestación natural de su líbido.

La oposición presente en esta configuración le producirá una intensa frustración que lo presionará a controlar la sexuali­dad ajena y a luchar por el poder en sus relaciones. Si desea purgar la negatividad interna que a menudo lo corroe, debe­rá hacerla desde su interior, no a través de circunstancias ex­ternas. Plutón ápex le permite alcanzar una transformación completa y perdurable en todas las áreas oscuras de su perso­nalidad que si no las ilumina, lo mantendrán psicológicamen­te esclavizado y alejado del mundo que lo rodea.

Cuando Plutón ápex se encuentra en una Cuadratura-T Mutable, el individuo será mentalmente revolucionario. No le basta el conocimiento superficial, se siente impulsado a ex­plorar los fundamentos de aquello sobre lo que aplica sus in­tensos poderes mentales. La vida lo desafía a luchar a través de los complicados y amplios estudios que emprende (por ejemplo, la física nuclear). Se puede sentir estimulado a per­seguir cualquier salida que le permita investigar, indagar, de­senterrar datos relevantes aunque generalmente poco cono­cidos. Positivamente, puede utilizar esta información deter­minada para transformar la conciencia de la sociedad. Sin embargo, Plutón ápex Mutable también puede indicar una respuesta nerviosa ante la vida, debido a la intensa vivacidad y prontitud de reacción. Sentirá la necesidad de desgarrar y destruir aquellos conceptos y teorías que intuye como caren­tes de profundidad, significado final o verdad absoluta (según él la percibe). Esta configuración brinda reservas in­telectuales poderosas, el individuo se sentirá urgido a dar na­cimiento a sistemas de pensamientos nuevos y profundos que al menos ayuden a regenerar su propia mentalidad. La vida le enseñará que su mente tiene un increíble poder y necesita ser dirigida hacia su medio ambiente con mucho autocontrol y dominio.

Plutón ápex Mutable puede señalar al propagandista social o al potente pensador de ideas radicales cuyos conceptos im­pactan de forma profunda y desestabilizadora a la sociedad. Sus habilidades encontrarán un campo más propicio cuando se focalizan en los terrenos educativos o de comunicación. El teórico político Carlos Marx tenía una Cuadratura-T Muta­ble en su carta natal con Plutón y Saturno como planetas ápex. Se sintió impulsado a desafiar a la autoridad a través de sus conceptos sobre un equilibrio ideal de poder dentro de la jerarquía de la estructura social. Su necesidad de fortalecer la fuerza política de la clase trabajadora parece muy en con­sonancia, va que Plutón y Saturno se encontraban en Piscis (signo de los oprimidos y los marginados). El individuo nece­sitará disciplinarse a sí mismo para desconectar sus procesos mentales de vez en cuando, ya que su tendencia a escrutar y a destrozar sus pensamientos lo puede llevar a una crisis ner­viosa o a un colapso mental total `cuando continúa a pesar de haber traspuesto el límite de su resistencia (Plutón somete a un esfuerzo excesivo a la cualidad mutable, que normalmen­te carece de vigor y necesita descansos periódicos). Deberá aplicar su percepción superior de las cosas para comprender sus necesidades emocionales.

Cuando la tensión de esta Cuadratura-T se resuelve, el indi­viduo sabe cómo rejuvenecerse a distintos niveles. Posee la habilidad amplificada de conectar con sus potentes reservas creativas donde concentra mucho poder. Sin embargo, ahora está libre de compulsiones escondidas y de negatividades, por lo tanto será capaz de utilizar mejor sus poderes inter­nos para su beneficio y para el de quienes le rodean. Todavía es capaz de estrellarse contra la intolerancia. y la resistencia violenta de los que quieren impedir la realización de sus ob­jetivos (Plutón representa la realidad inflexible, y no porque haya sufrido una transformación dramática de su ser, signifi­ca que su medio ambiente también haya cambiado), even­tualmente puede ser totalmente aceptado y reconocido por sus esfuerzos en desvelar verdades que han estado ocultas al mundo (el reconocimiento puede ocurrir hasta después de la muerte, va que Plutón indica una realización muy lenta que al final se cumplirá). Para algunos, Plutón ápex indicará la habilidad de elevarse hasta una posición de poder después de desarrollarse durante mucho tiempo en la oscuridad. De alguna manera, el individuo ayuda al mundo a utilizar el poder colectivo.

    

            
            

C - 250   COMENTARIOS al Curso de AstroAnalisis
Viviana Gonzalez nos hace participes de un estudio sobre:

6ª Parte:
Otras consideraciones, Yod, Yod compuestos, Sol Apex, Luna Apex, Mercurio Apex, Venus Apex, Marte Apex, Jupiter Apex, Saturno Apex, Urano Apex, Neptuno Apex, Pluton Apex.


OTRAS CONSIDERACIONES
A veces el lector descubrirá, debido a las conjunciones nata­les, que hay más de un planeta ápex o más de dos planetas base. No existe una regla fija que determine cuál de los dos planetas ápex será más dominante en su influencia. Según Trary Marks2 la fuerza de impacto de cualquier planeta ápex será medida según si cae en su propio signo o Casa, si se halla conjunto a un ángulo (por supuesto, con dos planetas ápex, el más próximo al ángulo toma preeminencia), si es estacio­nario, o si se halla en el punto medio entre dos planetas en oposición. Deberán considerarse todos estos factores. Ade­más se debe ver si el planeta ápex gobierna un ángulo (espe­cialmente el ASC o el MC), o si es el regente natural de uno de los signos donde se hallan los planetas base o del signo de la extremidad vacía. Esto apoyaría y reforzaría al principio que el planeta representa. Los planetas ápex en conjunción suelen operar al unísono. Si de tiempo en tiempo el énfasis de un planeta parece cambiar, es debido al hecho de que el desafío planteado por la Cuadratura-T evocad más el princi­pio de un planeta que del otro. Pero aunque un planeta esté más acentuado en un momento dado, el otro, a menudo pro­vee información sobre otros temas menos importantes que operan simultáneamente. También será importante observar si el planeta ápex es retrógrado o interceptado. Los capítulos venideros brindarán información útil sobre tales fenómenos. Referencias:
1. Tracy Marks, How To Handle Your T-Square, Sagittarius Rising, Mass. 1979, pág. 9.
2. ibid. pág.23.


8. EL YOD
Esta configuración, no muy común. sucede cuando al menos dos planetas hacen sextil entre sí y ambos marcan un quincu­cio a un tercer planeta, creando una gran «Y» en la carta. Este tercer planeta (el punto ápex del Yod) representa un principio muy significativo que requiere un foco de expresión claro y definido antes de que la configuración pueda activar­se en algún momento de la vida. Al igual que en la Cuadratu­ra-T, este planeta ápex se convierte en el punto central del Yod. Su naturaleza básica revela mucho sobre la motivación característica que determinará las manifestaciones externas. El Yod recibe también el apelativo de «Dedo de DIOS».

En mi opinión, el Yod ideal se crea cuando el planeta ápex se encuentra en la fase de quincucio inferior con uno de los pla­netas que hacen sextil, mientras forma un aspecto de quincu­cio superior con el restante. Sin embargo, en la práctica. po­demos encontrar un Yod potencial que se forma cuando el planeta ápex está simultáneamente en aspecto inferior o su­perior a ambos planetas que hacen sextil. Esto se determina por el promedio de movimiento orbital de los planetas. Al H. Morrison cree que un «verdadera» Yod sólo ocurre cuando «el punto focalizador es el más lento de los tres cuerpos. Cuando el planeta focal se mueve más rápido que los otros dos, no se trata de un Yod, sino de un quincucio doble». Según Morrison el verdadero Yod implicaría al planeta ápex en fase superior e inferior con ambos planetas. No me siento cualificado para afirmar nada en concreto con respecto a las otras dos formaciones alternativas, dado que no las he inves­tigado suficientemente. Sin embargo, mis propios conceptos sobre la dinámica del Yod coincidirían con lo establecido por Morrison. Si estamos en lo cierto, un «verdadero» Yod ocu­rriría siempre que Plutón se hallase, en el punto ápex, dado que este planeta orbita más lentamente que cualquier otro miembro del Sistema Solar. Y de forma curiosa, los princi­pios de Plutón se asemejan estrechamente a las característi­cas del Yod.

En su mayoría, todos los planetas de la Octava Superior en el punto ápex señalarán un Yod ideal para la generalidad de los natalicios del siglo XX. Para seguir esta línea de pensamien­to, el Sol, la Luna, Mercurio, Venus, y Marte como planetas ápex, indicarían la versión del «doble quincucio», ya que son los planetas más rápidos, especialmente el Sol, Mercurio, y Venus, y técnicamente no pueden formar quincucios entre sí. Morrison apunta que el esquema de doble quincucio indi­ca vidas difíciles (quizás carentes de dirección) en contraste con el destino marcado que señala el verdadero Yod. Aun­que encuentro esta distinción muy interesante y digna de análisis posterior, he incluido algunos ejemplos de «doble quincucio» en este capítulo dedicado al Yod.

Considerando lo que he dicho en el Capítulo Uno acerca de los quincucios superiores e inferiores, es evidente que la combinación de ambas influencias existentes en el Yod marca un desafío especial para lograr alterar constructiva­mente y focalizar con más nitidez aquello que perjudica y obstaculiza el funcionamiento total del individuo. En este caso, fuerzas internas y externas trabajan conjuntamente para crear presiones sutiles pero exaltadas que se liberarán durante las crisis de toma de conciencia. Este momento deci­sivo puede demorar años antes de emerger y presentar nue­vas alternativas al individuo. Pero cuando sucede, éste se siente maduro y preparado para un cambio predestinado o para una perspectiva nueva de la vida. El curso de acción que tome entonces puede reestructurar por completo el modelo de su vida y la dirección a seguir.

Un Yod listo para activarse se parece mucho a una encrucija­da en el camino, cuando forzosamente debemos tomar una dirección u otra sin saber a ciencia cierta adonde nos llevará cada una de las rutas. Sólo sabemos que debemos cambiar de rumbo. Esta alteración en el curso no es un asunto de con­ciencia, una decisión deliberada debido a una mayor percep­ción de nuestro potencial (a diferencia del desafío impuesto por la oposición), sino un cambio que se origina en una urgencia y una necesidad no reconocidas. Aunque esta nueva dirección, una vez tomada, puede parecernos repentina e inexplicable, en realidad ha estado acumulando fuerza de­finición durante muchos años. Cuando el tiempo de activa­ción del Yod es correcto, el individuo abandona o psicológi­camente pierde interés en ciertos hábitos y actitudes a fin de comenzar a entregarse a actividades y comportamientos que aparecen en su horizonte vital. Al principio puede sentirse un poco confuso o incluso inadecuado al relacionarse con este desacostumbrado y nuevo foco vital, sin embargo, pron­to se sorprenderá al comprobar cuánta habilidad y conoci­mientos poseía en esta área (sin duda debido a todos los años anteriores de preparación interna a nivel subjetivo).

Si su preparación le ha permitido funcionar a un nivel más efectivo de conciencia, la energía potencial de los planetas en sextil lo llevará a realizar ajustes inteligentes e innovadores en su medio social. O al menos en las áreas personales de la vida regidas por las Casas que guardan relación con el Yod. La realización final de tales alteraciones puestas en marcha por el planeta ápex se verán especialmente en la Casa ocupa­da por este planeta y en su Casa opuesta. Pero si no se ha aco­modado adecuadamente a las presiones del doble quincucio, su falta de ajuste saldrá a la superficie y luchará activamente con el medio ambiente.

El punto opuesto al planeta ápex es muy sensible. Señala el área donde la nueva orientación del individuo se centrará y esto para bien o para mal. Los tránsitos o las progresiones natales sobre este grado deberían ser anotados cuidadosa­mente, en especial si los planetas lentos se hallan implicados.

Los planetas de la Octava Superior, naturalmente inclinados a la autotransformación, deben ser atentamente observados. A veces un planeta natal se encuentra ubicado en este punto de reacción en oposición con el planeta ápex. Hasta que el Yod no sea activado, este planeta de reacción puede crear desequilibrio, vacilación, y conflictos contrastantes en la ha­bilidad para dirigir al planeta ápex. Pero una vez que ha su­frido el proceso de reorganización típico de un Yod construc­tivamente mobilizado, este planeta de reacción puede ofre­cer una percepción adicional y perspectivas sobre nuevas for­mas transformadoras de usar al cuarto planeta y al planeta ápex. El planeta de reacción es inicialmente un agente condi­cionador que con el tiempo se convierte en un catalizador im­portante para alcanzar la iluminación interior.

Richard Nixon tiene un Marte Ápex Mutable en oposición a Plutón en la Casa X, como parte de una estructura Yod. Este Yod (que comprende también a Saturno sextil a Neptuno) sería un ejemplo del doble quincucio de Morrison. Pero desde mi punto de vista. fue impulsado a expresarse abierta­mente de manera particularmente predestinada durante el difícil período del asunto Watergate, y de forma intensa para Nixon cuando Saturno en tránsito estaba conjunto a Plutón. El curso de los acontecimientos durante este penoso período de su vida representó ciertamente un giro inesperado y abrupto en sus asuntos que alteró drásticamente su status quo. La culminación de los hechos que cambió la dirección de su vida se ajustaba claramente a un poderoso Plutón ubi­cado en la Casa X del juicio público. A pesar de ellos. Marte Ápex puede abrir un nuevo sendero de vida centrado en una forma de expresión personal alternativa focalizada en la au­toindentidad en acción. Plutón, planeta de reacción, fuerza a una purga interior más profunda de los valores interpersona­les; pudiendo producir un renacimiento de las prioridades en la expresión personal de Nixon con respecto al poder y a la voluntad. El elemento mutable de este eje ápex-reacción puede indicar (en este contexto) una percepción mental transformada de las opciones creativas y de las alternativas creando nuevos senderos de autoexpresión. El potencial rehabilitador de Plutón, más la cualidad emprendedora de Marte ápex, parecen indicar que el ex Presidente Nixon no permanecerá lejos del público durante mucho tiempo, si in­terpreto correctamente el potencial de este Yod.

Normalmente, el orbe que doy para el Yod es de 7° para los sextiles, y 3° para el planeta ápex. Sin embargo, cualquier astrólogo experto sabe que los orbes ideales deben ser am­pliados a veces por diversas razones. Por ejemplo, ampliaría el orbe si hay un planeta en el punto de reacción, o si un pla­neta se encuentra en el arco más corto del punto medio de los dos planetas base. Cualquier planeta en este punto medio liga las energías de estos planetas base más estrechamente, fortaleciendo la estructura general del Yod. También exten­dería los orbes cuando el planeta ápex rige uno de los signos de los planetas base, o viceversa. Thyrza Escobar (Jones) en su estimulante libro Side Lights of Astrology (una de mis pu­blicaciones favoritas) establece que «los tres brazos de la «Y” deberían contener planetas, no sólo cúspides de Casas, nodos, u otros puntos sensitivos».' Recomiendo que lean su breve capítulo sobre el Yod.

Por otra parte, las autoras Helen Paul y Bridget Mary O'­Toole en su libro The Yod And Other Points In Your Horos­cope, observan que en su investigación han encontrado va­rios puntos sensibles que pueden formar parte de la estructura Yod (por ejemplo, los ángulos, los nodos, las partes ará­bigas).3 Sin embargo, conociendo el potencial de los astrólo­gos de racionalizar cualquier punto que deseen establecer va­liéndose de una miríada de factores, aconsejaría a quienes deseen investigar el Yod que se atengan primero a los plane­tas antes de aventurarse a indagar los demás factores. No descarto el trabajo de Paul y O'Toole, sólo sugiero que los estudiantes primero comprueben la validez de las configura­ciones Yod formadas exclusivamente por planetas.

Sería una práctica conveniente para cualquier astrólogo (es­pecialmente para el que carezca de un Yod natal) componer una carta separada señalando sólo sus sextiles y su posición por Casas. ¡Todo lo que necesita para que se forme un Yod potencial natal, progresado, o por tránsito es un sextil! Pero a menos que tenga sextiles exactos (un grado de orbe), reco­miendo calcular los puntos medios de cada sextil para una exactitud mayor en el tiempo, Luego anote qué grado, signo, y Casa ocupa el arco más largo del medio punto, Porque es allí donde puede formarse un Yod temporal, El Sol, la Luna, Mercurio. Venus. o Marte en tránsito no producirán nada demasiado notable o particularmente «predestinado» en la vida, en el momento de su paso, Sin embargo, estos mismos planetas rápidos en su ciclo progresado sí deberían ser anota­dos y observados, Pero si un planeta de la Octava Superior transita este grado sensitivo, se deberá prestar atención a este Yod temporario. Si la Luna progresada hace conjunción o cuadratura al grado ápex, o bien al grado opuesto a éste. o al punto medio de los planetas natales en aspecto de sextil, preste mucha atención (ya que la Luna progresada es el reloj de las progresiones secundarias), En este punto, si cualquier otro planeta transitante hace conjunción o cuadratura a estos puntos podría producirse una notoria respuesta del Yod tem­poral que señalaría un cambio de condiciones inesperado y relativamente predestinado para ese año en particular.

Los Yods temporales se sabe que operan en el momento de la muerte, durante el comienzo de una enfermedad de larva duración, cuando se producen lesiones serias y en las separa­ciones (a menudo obligadas o por circunstancias que se esca­pan a nuestro control). En general, estos Yods señalan giros imprevistos del destino. Por supuesto, muchos otros aspectos importantes (aparentemente tensos y fluidos) operarán en ese momento, ¡Gracias a Dios la muerte en particular es casi imposible de predecir! Como cualquier otra configuración de aspectos múltiples (y en cualquier fase), el Yod o el Yod tem­poral funcionarán según el nivel de comprensión que el indi­viduo posea sobre los principios básicos de los planetas en juego.


YODS COMPUESTOS
Si los planetas natales o progresados de una persona hacer conjunción al grado de reacción de otro individuo dentro de un orbe ajustado, esta persona estará muy ligada a los cambios de destino de la otra, tanto para bien como para mal. Tal individuo compartirá y complementará los cambios cuando deba emprenderlos, o bien creará situaciones de antagonis­mo actuando como una influencia separativa (en otras pala­bras. puede producir equilibrio o falta del mismo). Otros dos patrones de sinastría importantes de observar serán: prime­ro, un planeta natal de la otra  persona conjunto al planeta ápex del individuo, y segundo, un planeta ,natal del otro indi­viduo convirtiéndose en punto ápex. o sea haciendo quincu­cio a los planetas natales en sextil. Este último esquema pa­rece teóricamente válido, sin embargo sugiere que 'tales individuos son impulsados a experimentar la dinámica del Yod sólo a través de su encuentro usualmente fortuito (ya que ninguno de los dos individuos experimenta las energías del Yod como parte de su carácter personal). A este segundo esquema lo llamo Yod Compuesto,

Delincuentes conocidos como Clyde Barrow y Bonnie Par­ker podrían tener esta conexión Yod, con el Sol de Bonnie como planeta ápex (debido a que usé sus cartas solares, la existencia de este Yod depende del grado exacto de la Luna de Clyde Barrow). En razón de la naturaleza fortuita de su encuentro, además de la dramática y drástica cadena de he­chos que siguió al mismo, parece probable que este Yod Compuesto funcionara, Otra pareja infame, los asesinos múltiples de niños lan Brady y Myra Hindley, tenían un Yod Compuesto prominente, Plutón natal en sextil a Saturno en el horóscopo de Myra (dos planetas controladores de poder capaces de una gran crueldad), se hallaban en quincucio es­trecho a los tres planetas ápex de Ian... Venus, Mercurio, y el Sol (todos ellos en Capricornio), Barbara Watters, que brin­da un relato terrible de relación criminal en su explícito libro The Astrologer Looks At Murder (una obra no apta para los delicados e impresionables Neptunianos, pero adecuada para los recios Plutonianos como yo), asegura que Myra estaba «predestinadamente enamorada»4 de Ian (Venus ápex). Wat­ters también dice que Myra estaba totalmente obsesionada por la mente calculadora y la voluntad indomable de Ian (Mercurio ápex y Sol ápex respectivamente). Naturalmente, existían varios factores de primordial importancia en su si­nastría que explican la influencia negativa que tenían uno sobre el otro. Pero el Yod Compuesto con su énfasis en un triple ápex, me parece uno de los factores más importantes.

No estoy sugiriendo que los Yods Compuestos saquen afuera el potencial más indeseable e inferior de una relación, en los extremos descritos en estos dos ejemplos. Los utilicé para dar un ejemplo del rasgo característico de los Yods, y de las alteraciones imprevistas pero extremas en la dirección de vida del individuo con su tendencia a los giros fatídicos. Para quienes deseen investigar más a fondo los Yods Compuestos. Recomiendo analizar los horóscopos natales de parejas famo­sas quienes, al unir sus fuerzas, sacaron a la luz elementos completamente nuevos o sin precedentes de naturaleza nota­ble en su vida, que no hubieran salido a la superficie tan pres­tamente de forma independiente. Su asociación deberá estar marcada por cambios acelerados en las circunstancias de na­turaleza inesperada. en lugar del esperado desarrollo lento, y cuidadosamente estructurado.

Muchos observadores estarán de acuerdo en que el fatídico encuentro del Duque de Windsor y Wallis Simpson debería calificarse como un clásico ejemplo de la dinámica del Yod Compuesto, considerando que su unión alteró completa­mente sus estilos de vida habituales y dió por resultado un giro dramático y crucial (especialmente en el caso del Duque). Además, el curso de los acontecimientos que siguió a su primer encuentro progresó rápidamente hasta alcanzar el clímax, con el Duque abdicando al trono de Inglaterra y casándose con la divorciada americana. Una encrucijada trascendente, sin duda. Tenían un Yod Compuesto, aunque los orbes son demasiado amplios como para servir de ejem­plo «clásico». Sin embargo la naturaleza de su encuentro des­tinado, se acomoda demasiado bien al esquema del Yod Compuesto como para desestimarlo. La Luna natal del Du­que como planeta ápex, formaba este Yod haciendo quincu­cio al Júpiter sextil Luna de la Duquesa. La razón por la que me permití ampliar los orbes reside en que el Júpiter de la se­ñora Simpson también es el corregente del signo ápex del Duque (Piscis). En este Yod particular, siento que el planeta ápex vana más significado dado que la Luna del Duque caía en su Casa 1 (prominencia debido a la angularidad) y era la regente de la Casa V ocupada por su signo solar. Y debido a que la Luna era el planeta ápex, el Duque se vio forzado a abandonar Inglaterra e irse a París, sufriendo un total ostra­cismo por parte de la familia real (indicando ajustes  lunares a muchos niveles).

El magnético encuentro de Liz Taylor con su entonces copro­tagonista Richard Burton, fue tan predestinado como el de Antonio y Cleopatra, y dió resultados sorprendentes y abruptos cambios para ambos (especialmente para Richard). Entre ambos horóscopos se forman dos Yods Compuestos separados. Liz provee los dos planetas ápex. Es posible que el individuo con el planeta ápex sea comúnmente el activa­dor psicológico de la dinámica del Yod Compuesto. De cual­quier forma, el Júpiter ápex de Taylor ayudaba a formar un Yod Compuesto con el Júpiter sextil Urano de Burton. Al mismo tiempo, su Urano ápex formaba un Yod Compuesto con su Luna sextil Saturno. Esto significa que el impacto de Liz Taylor sobre la vida de Richard Burton poseía matices de Júpiter-Urano. Esto demostró ser muy cierto en el momento de su encuentro dado que su matrimonio le trajo a Burton en el terreno de la actuación un reconocimiento mundial de la noche a la mañana. Hasta entonces, su popularidad se limita­ba a las Islas Británicas. Y aunque los extraordinarios talen­tos de Burton le hubiesen permitido alcanzar inevitablemen­te el aplauso del público, la atracción que Liz sintió por él demostró ser un catalizador.

Otra pareja famosa cuya atracción repentina e inesperado matrimonio sorprendieron al mundo fue la compuesta por Jacqueline Kennedy y Aristóteles Onassis. Su unión parece haber cambiado especialmente la dirección de la vida de Jackie, dado que tuvo que realizar grandes ajustes personales a su estilo de vida americano para casarse con este influyente magnate naviero griego y vivir en el extranjero. Este hecho va inclina al astrólogo a pensar que el énfasis ápex corre por cuenta de Onassis. Y así es. El Mercurio y el Urano ápex de Onassis forman un Yod Compuesto con el Sol de Jackie sex­til a Júpiter. Pero su Neptuno también estaba conjunto a su punto de reacción, agregando una dimensión más compleja a este Yod Compuesto. Estoy seguro que los astrólogos ten­drán mucho ajetreo interpretando las ramificaciones de esta configuración. Como norma, presten una atención especial a esas parejas cuyos horóscopos individuales muestran una multitud de sextiles natales. Estadísticamente, no es difícil hallar Yods Compuestos, pero demuestran ser particular­mente iluminadores al definir la naturaleza de esos encuen­tros aparentemente casuales que alteran radicalmente el esti­lo de vida de al menos uno de los dos participantes.

Las siguientes descripciones son interpretaciones de cada planeta natal como punto ápex de un Yod. No se tiene en cuenta la naturaleza de los planetas base, el signo ápex, o las posiciones por Casa de los tres planetas:


SOL ÁPEX
El Sol ápex señala a un individuo cuyo propósito central en la vida gira alrededor de sus continuos ajustes y correcciones personales. Es presionado para realizar cambios en la mane­ra cómo demuestra su voluntad, su poder, su autoridad y su orgullo.

Para crecer deberá autoexaminarse objetivamente, ya que los desajustes generalmente se deben a actitudes autocentra­das no reconocidas. Tendrá dificultades para establecer un centro personal. No expresa los impulsos de su ego de mane­ra directa y fluida, tiende a internalizarlos y a reprimirlos. Puede comenzar a vivir con un concepto de sí mismo muy pobre y un marcado sentido de inferioridad, sintiéndose fuera de lugar en su temprano medio ambiente. Puede sen­tirse impotente e ineficaz durante algún tiempo, se compara­rá con los demás, especialmente con los que poseen autori­dad. y se verá insignificante.

Los quincucios al Sol desinflan el ego. El individuo lucha en su interior con su torpe conciencia de sí mismo. Sin embargo, una vez que este Yod es activado, el individuo puede sufrir un cambio dramático en el carácter debido a nuevas condi­ciones que son esenciales para cumplir con su principal razón kármica, y a la que no puede eludir. Los objetivos que se pre­senten ahora requerirán de toda su atención, fuerza interior. y espíritu emprendedor. Deberá incluso mobilizar sus fuer­zas vitales a -nivel físico. Puede gravitar hacia un nuevo campo de experiencia que le permita exteriorizarse a sí mis­mo con confianza y seguridad. Esta encarnación le concede la habilidad especial de reorganizar el centro mismo de su ser, de manera productiva y creativa. Poseerá el poder cons­ciente de transmutar la fuerza de su voluntad de forma casi alquímica. Una vez que ha emprendido la tarea, su nueva di­rección le permitirá dirigir muchas facetas de su vida externa con éxito y sagacidad, siendo reconocido favorablemente por su medio ambiente. Los años de preparación interior lo han ayudado a individualizarse por completo.

Pero si este Yod es activado y lo maneja mal, liberará el poder para abusar de su autoridad y su voluntad personales. El individuo será capaz de dominar su nuevo sendero, pero a menudo ocasionará con su actitud repercusiones fatales. El único ejemplo que encontré de una figura conocida con un Sol ápex fue el del hombre que Influyó para que el término «sadismo» entrase en el diccionario... me refiero al Marqués de Sade. Este individualista dominante y obsesionado por el poder tenía a su Sol natal en quincucio a Plutón y a Urano, mientras ambos hacían sextil entre sí. Obviamente, la natu­raleza de estos dos planetas base tienen mucho que ver con la distorsión de Sade y con la intensificación de sus impulsos egoicos. Con Plutón quincucio al Sol, las luchas por el poder pueden adquirir formas expresivas extremas, pero rara vez son directas o abiertas en su ejecución, Urano quincucio al Sol indica que Sade tenía capacidades mentales superiores a lo normal. aunque señalaban el lado «loco» del genio. El tema del control del poder recibe el refuerzo de Plutón en Escorpio y de Urano en Capricornio, Por otro lado, Marte en Aries (también coregente de Escorpio) formaba cuadra­tura con Saturno (regente de Capricornio), De Sade murió en un asilo de locos. (Marqués de Sade).


LUNA ÁPEX
Una Luna ápex señala a un individuo cuyo desarrollo interno y emocional necesita un ajuste, Esta persona puede verse atrapada por las impresiones desorganizadas y distorsiona­das del pasado que necesitan ser observadas objetivamente y clarificadas antes de que sus sentimientos puedan ser libera­dos para crecer y florecer. Éste es un planeta ápex muy per­sonal y privado, Los desajustes emocionales potenciales rara vez son evidentes en la superficie, El individuo puede ser in­consciente de estos conflictos debido a la naturaleza subcons­ciente de la Luna y a su capacidad para condicionar el com­portamiento de una manera muy subjetiva y sutil. Su res­puesta instintiva a las impresiones que le llegan del medio ambiente no guardará sintonía con lo que se espera de él, ya que este individuo reactivo no descodifica con facilidad los mensajes emocionales que recibe de los demás. Intentará in­cluso encubrirlos de una forma oblicua y autoprotectora. Puede existir algún trauma emocional del pasado (quizás proveniente de encarnaciones previas y que se repite nueva­mente en el horóscopo en la primera infancia) que mantiene a este individuo a la defensiva, sin adaptarse, y lo hace vulne­rable, para tratar efectivamente con las necesidades de segu­ridad del presente.

La Luna ápex sugiere una asimilación pobre de las impresio­nes, que sin embargo llevan a esta persona a reaccionar de manera habitualmente autoderrotista. Aunque necesita mu­cha intimidad y cercanía de aquellos en quienes confía y le aman, normalmente se siente fuera de lugar con los demás, cada vez que fracasa en ajustarse a las realidades emociona­les de una unión, se retira dentro de su caparazón psicológico en un intento por encontrar refugio, Imagino que la Luna ápex sufre su período más difícil durante los años de la niñez, implicando que este Yod puede ser actividado tan pronto como la persona alcanza la edad adulta. Quizás no tanto con una Luna ápex Fija pero sí con la Luna ápex Cardinal. La Luna ápex Mutable es menos decidida a la hora de cumplir con el desafío del Yod: Además, Saturno vio Plutón como planetas base sugieren que se necesitará un período dé tiem­po más largo antes de que los ajustes se lleven a cabo.

Una vez que este Yod es activado, el individuo emprenderá un cambio de vida predestinado que lo liberará de las imáge­nes negativas del pasado. Debido a la sutil pero constante reorganización de su naturaleza sentimental, se ha prepara­do interiormente para una dirección de vida que le permita aliviar o nutrir a los demás. Su instinto materno ha sufrido una regeneración necesaria, de forma que se abre un nuevo camino que te permitirá atender las necesidades básicas de la gente, defender los intereses de los más débiles. o ayudar a otros a establecer sus seguridades fundamentales, Sin impor­tar lo que la vida represente para él, este individuo se sentirá ahora fortalecido en su interior y ventajosamente alimenta­do por la unión de sus recursos emocionales. Las necesidades personales serán más claras, las expresará de forma directa, y las podrá colmar con facilidad. (Alexander Graham Bell, Thomas Jefferson, George Gershwin, Grant Lewi).


MERCURIO ÁPEX
Mercurio ápex señala a un individuo que debe reorganizar los cabos sueltos de su mente antes de que este Yod pueda ser activado, Desde su más temprana edad le produce curio­sidad el funcionamiento de la mente, y sin embargo no sinto­niza ni se comunica con su medio ambiente (se comporta como quien posee un Mercurio retrógrado), Mercurio ápex impulsa interiormente a comprender el lado estimulante de la vida, pero con dificultades personales para expresar este impulso de forma clara y directa, El individuo puede ser un pensador introspectivo, a menudo no puede reunir sus pen­samientos de la manera efectiva que le permitiría llevar a la práctica productivamente tales pensamientos. Pondrá dema­siada atención en redefinir sus conceptos apartándolos y es­tudiando con cuidado cada faceta en detalle. El problema consistirá en aprender a reunirlos de manera funcionable. A veces, el individuo tenderá a combinar demasiados concep­tos de forma fortuita, desarticulada, y fracasará en estable­cerlos con coherencia,

Los quincucios a Mercurio exigen que se limpie los procesos mentales de los factores superfluos y de los conceptos fáciles, de forma que se estructuren con simplicidad significativa. De otro modo, la mente tiende a desviarse tan esencialmente en su intento por reunir más información aplicable, No afectará a la inteligencia, sino a la forma en que ésta es utilizada. La preparación interior típica del Yod será más consciente en este caso, dado que el individuo reconoce que posee una ur­gencia casi compulsiva a buscar herramientas de aprendiza­je y salidas educativas diversas. Debido a la dinámica del Yod, el individuo es entrenado para utilizar sus energías mentales de manera más íntegra, lo que le permitirá una efi­ciencia Y consistencia mayores de forma que pueda captar la naturaleza de su mundo objetivo, Una vez que el Yod está activado, esta persona se encontrará operando desde un pro­pósito intelectual, Al mismo tiempo, se sentirá impulsado hacia avenidas de comunicación nuevas L, estimulantes que le permitan tener un mayor impacto educativo sobre sí mismo sobre su medio ambiente. Ahora podrá, si así lo desea, foca ¡izar su mente, especializándose en un área mental que lo ab­sorba por completo. Si utiliza bien estas energías, el indivi­duo puede encontrarse desempeñando el papel de un maes­tro influyente, de un comunicador con arte, o de un ilumina­dor social. (Helena Blavatsky, Werner Erhardt, Angela Davis, Marcel Marceau, Guru Maharaj Ji).


VENUS ÁPEX
Venus ápex describe a un individuo que en sus primeros años se siente alejado de los valores de su medio ambiente social, Debido a su evaluación introspectiva de la gente, esta perso­na tiende a considerar las relaciones desde una perspectiva diferente (similar a la de Venus retrógrado) y es incapaz de relacionarse a la manera fluida y amable de Venus. En las si­tuaciones sociales cotidianas, donde se espera que participe de forma abierta y libre, se sentirá torpe y fuera de lugar, No puede establecer un trato de igualdad con los demás, se sentirá apartado. Pero interiormente es una persona muy refle­xiva e considerada, y es más analítica e indagadora de lo que parece a simple vista. . Aunque aparenta ser distante y casi an­tisocial en ocasiones, es capaz de una gran profundidad de comprensión sobre la naturaleza subjetiva de la gente, Una vez que aprenda, mediante un cuidadoso autoexamen, a ajus­tar constructivamente las facetas de su propia naturaleza amorosa, será capaz de dejar su escondite y expresar sus sen­timientos con mayor claridad y franqueza.

Cuando este Yod es activado, el individuo exhibe un mayor interés en participar en los juegos sociales. Se sentirá impul­sado a dirigir sus energías hacia el cultivo de los valores co­lectivos. Una vez que ha llegado a la encrucijada de su desti­no, las relaciones adquieren un nuevo sentido, todas las uniones que forme entonces lo ayudarán a cumplir sus objeti­vos. A veces este giro del destino puede ser catalizado por el cumplimiento de una meta social amplia que puede dar fru­tos a través del desarrollo progresivo de algún talento perso­nal o atributo que el individuo ha estado refinando durante un largo período de tiempo. Puede descubrir que es capaz de influenciar marcadamente la estructura de valores de los demás, afectando sus sensibilidades de una forma que lo ayuda también a mejorar su propia situación. Verá con más claridad su propia naturaleza afectiva, y descubrirá que su vida amorosa personal es mucho más satisfactoria y que puede compartir con más profundidad y gozo, Además, sus constantes esfuerzos interiores por ajustarse y reorganizarse incrementarán su capacidad de amarse a sí mismo y de apre­ciar su verdadero valor, trayéndole un contento y una seguri­dad duraderos, La nueva dirección creada por el Yod puede incluir la participación individual en las artes, en lo social, en el campo del asesoramiento o de lo legal, (Friedrich Nietzsche, Yves St. Laurent).


MARTE ÁPEX
Ápex Marte señala a un individuo que inicia su vida con pro­blemas para aplicar eficientemente sus energías físicas, o que tiene dificultades para emprender sus asuntos personales de forma directa y abierta. El método que usa para afirmarse necesita ser alterado y corregido. Sus activos esfuerzos pue­den ser inútiles durante bastante tiempo hasta que aprende a clarificar la dirección de sus impulsos internos y actúa con mayor inteligencia organizativa. De otro modo, este indivi­duo se zambullirá en actividades sin propósito ni dirección, gastando su energía de forma improductiva. También deberá educar sus instintos agresivos. Normalmente tiende a contro­lar la salida hacia el exterior de sus intensas pasiones, las vuelve hacia dentro de manera autoderrotista. O puede exhi­bir un enojo fuera de lugar, apuntando su hostilidad hacia objetivos equivocados, El individuo se sentirá incómodo con sus tensiones sexuales, y quizá no encuentre salidas adecua­das para liberar esa energía. En general, no sintonizará con­sigo mismo debido a que no satisface sus deseas.

Una vez que este Yod está maduro para ser activado, puede centrarse en un nuevo curso de acción que requiera la movili­zación de sus fuerzas vitales de forma externamente exigen­te. Este nuevo período de su vida puede producirse repenti­namente, quizás cuando esté pasando una crisis particular­mente aguda, que lo impulse a emprender una acción diná­mica y novedosa en la que deba actuar con coraje y temeri­dad. En este punto, puede volverse agudamente consciente de que debe hacerse cargo de su vida de forma independiente y autosuficiente. Su vida ya no le permite vacilar, titubear, o actuar de forma indirecta, en cambio lo obligará a responder con vigor y decisión, Como planeta ápex, el enérgico Marte sugiere que durante este tiempo señalado de autoconfronta- ción, el individuo deberá cortar con los lazos del pasado c romper directamente con la mullida seguridad previa. Foca­lizará toda su atención sobre este nuevo camino y aprender,: a adaptarse al mismo rápidamente, Una vez que establezca: una perspectiva más clara, tendrá mucha energía para traba­jar duro, estará muy ocupado produciendo cosas, Normal­mente trabajará solo, nadie lo molestará, Un Yod mal mane­jado, sin embargo, podría producir consecuencias fatales de naturaleza crucial debido a las acciones precipitadas o sepa­rativas por parte del individuo, Necesita aprender formas co­rrectivas de canalizar su voluntad, (Friedrich Nietzche, Wi­lliam Blake, Emily Dickinson, Carl Jung, George Bernard Shaw, Richard Nixon).


JÚPITER ÁPEX
Júpiter ápex señala a un individuo que amplía su conciencia subjetiva, ensancha su visión social, y enriquece su desarro­llo moral de forma reflexiva durante muchos años, antes de que este Yod lo despierte completamente, Los primeros años de su vida se sentirá poco sintonizado con las leyes so­ciales, los sistemas de creencia y los códigos morales a los que se espera que acate. Ansía de manera innata experimen­tar inspiración, elevación, y libertad mental, poniendo su fe en algo que funcione, Sin embargo, rara vez encuentra mo­delos satisfactorios en el mundo externo y se ve forzado a  ­hacia dentro y cuestionarse por qué es así. Usualmente los quincucios a Júpiter operando en este nivel mental elevado rara vez traen problemas y a menudo son beneficiosos. Los constantes ajustes intelectuales que debe atravesar mientras reflexiona acerca de estos asuntos abstractos mantienen su mente abierta y receptiva a nuevas teorías y probabilidades. Sin embargo, a un nivel más mundano, los quincucios a Júpi­ter pueden traer desorganización y falta de practicidad. No se desenvuelve muy bien en los asuntos cotidianos. Tiende a ser inconsistente en sus esfuerzos y no presta la debida aten­ción a los detalles. Sus expectativas nunca alcanzan lo que promete el potencial porque es perezoso, poco sensato, o se aventura más allá de sus fuerzas. Nunca perderá la fe en el cumplimiento final de sus metas, pero su aproximación a las mismas necesita una corrección. Se da cuenta que para avan­zar en sus planes idealistas necesitará paciencia, una correcta elección del momento, y un esfuerzo personal duradero, además de más sentido común.

Una vez que este Yod es activado, el individuo se encontrará en un período en que estará listo para abandonar una creen­cia previa o una ideología antigua, para adoptar otro punto de vista que esté más de acuerdo con sus necesidades interio­res. Un giro del destino aparentemente providencial le trae­rá mayores oportunidades para tomar parte en un esquema social de desarrollo ideal, Tendrá una influencia social ma­yor, y utilizará su nuevo nivel perceptivo de forma benevo­lente y altruista. Si desea beneficiarse del Yod deberá ser to­lerante. La vida lo privilegiará dándole la posibilidad de pu­blicitar sus conceptos sociales o abstractos en un intento por estimular la mentalidad de la masa. El optimismo natural de Júpiter y su necesidad de expandirse sugieren que el indivi­duo se ajustará muy bien a esta transición predestinada, sintiéndose a menudo muy confiado y positivo acerca del nuevo curso que toman los acontecimientos. Rara vez dudará de la rectitud de su dirección, actuará como si obrase guiado y pro­tegido por algo superior, A veces este giro en el destino será impulsado por largos viajes (una especie de pere­grinación i, otras por estudios superiores, Si se maneja mal, este Yod igual permitirá impactar fuertemente a la concien­cia de la masa, aunque con consecuencias fatales acarreadas por el mismo individuo y por su afán de autoengrandecimien­to (Charles Dickens, Andrew Carnegie, Kirpal Singh, Adol­fo Hitler, Werner von Braun, Pat Nixon).


SATURNO ÁPEX
Saturno ápex puede ser considerado un Yod muy kármico. Saturno apoya la característica «predestinada» de esta confi­guración. Indica que tanto la elección del momento justo como la madurez interior son determinantes cruciales para que el individuo pueda acercarse a este giro del destino. y que fracasará irremediablemente si intenta forzar la nueva dirección antes de que las cualidades necesarias hayan madu­rado. Hasta que llegue a esta encrucijada de su vida, el indi­viduo deberá realizar continuos ajustes en sus necesidades para la seguridad del ego y la autopreservación. Experimen­tará ansiedad e incertidumbre en su lucha por satisfacer su necesidad de seguridad, tal vez influya que criando era niño las personas de autoridad fueron ambiguas o inconsistentes en sus esfuerzos por proveerle de una estructura. Al ir cre­ciendo no sabe cómo estructurar y definir su propia identi­dad, a veces se sentirá un paria indeseado. Las crudas condi­ciones externas pueden reforzar sus actitudes autoderrotis­tas. Los dos quincucios a Saturno indican que durante sus primeros años el individuo se sintió inadecuado, insignifican­te, y dolorosamente consciente de sus deficiencias (tanto económicas como psicológicas). Sin embargo, debido a la na­turaleza correctora de los quincucios y al impulso natural de Saturno por vencer obstáculos, este Yod está capacitado para sobrellevar lo que sea en términos de reorganización a fin de asegurar estabilidad y un funcionamiento eficiente.

El individuo se preparará interiormente para alcanzar un nuevo nivel de fuerza, que lo libere de las actitudes negativas molestas que durante largo tiempo han maniatado su alma. Una vez que este Yod es activado, la persona se dirigirá a paso firme hacia su rumbo predestinado donde será capaz de desplegar su especial habilidad para la responsabilidad y la actividad social. En este punto, puede sacar fuera sus ambi­ciones llevarlas a cabo en el mundo exterior. Los giros ma­yores de la vida ocurrirán cuando esta persona haya exhibido la suficiente autodisciplina, fijeza en el objetivo, y fuerza de ánimo. Se embarcará en un destino que tendrá mucha impor­tancia para el crecimiento de su alma. y al que deberá con­frontar con resolución y compromiso. El nuevo sendero ten­drá serias implicaciones y no deberá tomarlo a la ligera. Desde este momento en adelante, el individuo deberá trabajar duro y con mucha dedicación en una meta exclusiva, que se irá desplegando lentamente pero que estará plena de pro­pósitos. Con Saturno tomando las riendas, rara vez se le per­mite mucha libertad en el manejo de sus deberes y obligacio­nes. Las consecuencias fatídicas están muy enfatizadas, especialmente si el individuo elige ignorar este camino exi­gente una vez que va lo ha tomado. El fatalismo no significa una sentencia trágica, sino más bien una creciente frustra­ción autoinducida, que crea un sentido de fracaso y desespe­ración personal. Es razonable pensar que este Yod puede despertarse entre los 28 y los 30 años, cuando atraviese el pri­mer retorno de Saturno (el que también marca un giro im­portante en el destino). En esta época, puede adoptar una nueva dirección de vida que le permita alcanzar una posición social significativa y respetable. (Johannes Brahms, Anton Chekhov, Thomas Jefferson, Lewis Carroll, Máximo Gorki, Alfred Lord Tennyson, Leon Trotsky, Bernard Baruch, Marcia Moore).

Cuando el planeta ápex del Yod es de la Octava Superior, simbolizará un giro del destino más significativo. Su nuevo sendero de vida puede indicar que se convertirá en un canal magnético para promover el despliegue del destino colecti­vo. Este individuo sufrirá un gran cambio en la dirección de su vida que le permitirá impactar espectacularmente al mun­do, ayudando a la humanidad á realizar los ajustes sociales necesarios. Es similar al potencial indicado por un planeta ápex de la Octava Superior en una Cuadratura-T. La diferen­cia radica en que el individuo no se sentirá conscientemente impulsado a manifestar su papel en la forma obligatoria y tensa de la Cuadratura-T. En cambio, es casi como si fuese elegido por un capricho del destino para desempeñar un papel de orden cósmico. Los factores inconscientes movili­zan esta configuración. Es interesante observar que la mayo­ría de los ejemplos de personalidades famosas poseían en sus Yods natales un planeta de la Octava Superior como punto ápex. Comparen esto con el único ejemplo hallado para un Yod con el Sol ápex. Quizás indique que dado que los plane­tas de la Octava Superior son de por sí impersonales y trans­formativos y poseen un foco colectivo, quienes tienen a esos planetas como punto ápex presentan menos dificultades para gravitar hacia una dirección destinada que pueda ser conoci­da y sentida por todo el mundo. Esto no quiere decir que tales planetas ápex no puedan ser utilizados de modo menos altruista y exento de egoísmo o incluso para el bien del indi­viduo (ya que los Yods pueden ser mal utilizados). Sin em­bargo, en general, estos tipos de Yods están menos inclina­dos a centrarse exclusivamente en la esfera personal de actividad del individuo. Impulsan a la persona a ampliar la órbita de sus intereses.


URANO ÁPEX
Urano ápex describe a un individuo que se siente muy dife­rente y marcadamente fuera de lugar en su medio ambiente temprano, Realiza constantes y a veces erráticos ajustes para enfrentar su manera tan única de ser mientras aprende a inte­grarse con los demás de forma convencional. Urano es un planeta de velocísima energía mental. y el desarrollo nervio­so e intelectual de este individuo será tan acelerado que puede tener problemas de comunicación con los demás  ni­vel cotidiano. Todo lo ve desde una perspectiva única, rara vez se lo puede moldear y estructurar para que actúe confor­me a los procedimientos establecidos ordinarios. A menudo es una persona antagonista y rebelde, que debe aprender a cambiar su temperamento tan mental y voluntarioso, antes de que pueda manejar libremente la dirección señalada por el Yod. Siente un desapego innato por lo cotidiano, necesita transformar esta actitud en un impulso impersonal pero hu­mano de realizar reformas que beneficien a todos. Las condi­ciones que provocan un cambio fatídico en el rumbo de su vida emergerán de pronto, inesperadamente. y harán trizas todos los planes cuidadosamente formulados previamente y puestos previamente en movimiento. Normalmente se mani­fiesta como un inexplicable cambio de actividades que creará formas de expresión nuevas y experimentales. Este camino destinado colocará en primer término a la originalidad y le permitirá una libertad de autoexpresión. Quizás se dedique activamente a mejorar el bienestar de un grupo o empresa de índole colectiva.

El papel que desempeñe en este período de su vida, será ca­talizador, o al menos extraordinario de alguna forma. Todos sus años de preparación anterior le han permitido liberarse de la mediocridad reinante por lo que tendrá el privilegio único de ayudar a elevar la conciencia social y estimular una cooperación colectiva mayor, Si se usa este Yod sólo a nivel personal (dado que a veces el sistema nervioso del individuo no soporta la elevada energía de los planetas de la Octava Superior, y entonces debe disminuir su aplicación de univer­sal a estrictamente personal), el individuo se embarcará en un excitante camino nuevo que le permitirá un grado mayor de independencia. Tiende a ser un guía altamente creativo, y maneja su nueva vida con sentido innovador e inventivo, Si este Yod es activado pero mal manejado, repercusiones re­pentinas del medio ambiente alterarán radicalmente el estilo de vida del individuo, a menudo en contra de su voluntad, Este cambio puede suceder debido a su intolerancia de las convenciones, a su comportamiento excitable y separativo. a su activa rebelión contra las normas, e incluso a su vida fuera de la ley. Los cambios arrasadores que pueden ocurrir du­rante este período rara vez lo dejan como lo encontraron, y producirán profundas grietas en la estructura de su medio ambiente (Franz Schubert, Oscar Wilde, Aleister Crorwley, Upton Sinclair, Alfred Adler, Aldous Huxlev, Yogananda, General Douglas las MacArthur, Duque de Windsor, Da- Ham­marskjold, John F, Kennedy, George Wallace, HenrY Kissin-ger, Barbara Walters, Johnny Carson).


NEPTUNO ÁPEX
Neptuno ápex indica un individuo que comienza su vida sin­tiéndose fuera de las realidades mundanas normales, y que desea interiormente estar en otro sitio donde la vida sea más calma, pacífica, y bella en todos los niveles, Preferiría igno­rar los ajustes sociales necesarios y permanecer en su torre de marfil para ver la dureza del mundo real desde una distan­cia segura y cómoda. Obviamente, su interpretación de las situaciones que no le atañen directamente, está sujeta al error y a la distorsión, produciéndole una gran ansiedad e in­cluso temor cuando la vida no respeta su visión ideal. Deberá sufrir constantes ajustes emocionales si quiere sobrevivir psi­cológicamente y adaptarse al medio ambiente, en caso con­trario se someterá. La dispersión emocional le causará mu­cho sufrimiento y confusión internos, presionándolo para buscar salidas que le ayuden a corregirse si desea hallar paz interior. Sí traban duro examinando sus vulnerabilidades, aprenderá finalmente a evitar las avenidas expresivas esca­pistas e improductivas. Los dos quincucios a Neptuno repre­sentan facetas de su carácter que están marcadamente fuera de foco con las realidades de las circunstancias existentes, y por lo tanto necesitan una estructura y una definición mayo­res. Sus ajustes internos personales son muy sutiles y pueden pasar desapercibidos durante muchos años para sí mismo o para los demás. La imaginación es muy intensa, pero rara vez se aplica de manera constructiva y funcional, Los sentimien­tos derrotistas de indignidad agravan aún más los problemas. Sin embargo, durante estos años solitarios y vacíos, el indivi­duo se prepara para una nueva vida en la que su visión y su sensitividad resulten productivas.

Cuando este Yod es activado, el individuo llega a la encruci­jada prometida de su vida y comienza a fluir de forma casi mágica en la nueva dirección. Su orientación en este punto lo estimula a buscar devocionalmente un ideal emotivo, un amor definitivo, una belleza ultraterrena, o el descubrimien­to de la unidad universal de la vida que combina todas las for­mas de energía manifestada de una manera que enfatiza un sentido del todo creativo. Se puede embarcar en este sendero con mucha inspiración., dedicación, y altruismo. A veces este camino exigirá que el individuo trabaje serenamente detrás de escena o subterráneamente por algún tiempo antes que saya a la superficie y presente su contribución al mundo. Co­rrige sus deficiencias mientras atraviesa períodos de reclu­sión y privacidad y se alimenta de sus recursos espirituales in­teriores. Este Yod suele activarse cuando el individuo acepta su potencial para sacrificar sus deseos temporales en aras de un ideal intangible y más valioso, Este cambio predestinado puede estar lleno de incertidumbres, ilusiones, y decepcio­nes (especialmente en las áreas en el que el individuo perma­nece mal adaptado), pero sin embargo lo sintonizará más es­trechamente con el Corazón Universal, Puede cumplir su destino como sanador compasivo, como defensor de los mar­ginados, artista inspirado, o el iluminado capaz de penetrar profundamente en los misterios de la vida. Pero si es activa­do y mal manejado, puede producir el mártir social o la vícti­ma de la sociedad, cuyo descontento interno atrae experien­cias desestabilizadoras que debilitan y minan aún más su ser total (normalmente debido a su renuncia a confrontar y re­solver los dolorosos elementos emocionales enterrados en su psique), (Leopardo da Vinci, Isaac Newton, Yogananda, Meher Baba, Marlon Brando, Richard Burton, Robert Ken­nedy, Christine Jorgenson).


PLUTON ÁPEX
Plutón ápex señala a un individuo que inicia su vida con plena conciencia de sí mismo y dueño de una gran intensi­dad emocional, aunque rara vez es capaz de sacar estas cuali­dades a la superficie. Las penetrantes percepciones que posee no son compartidas ni comprendidas por los demás, El individuo se retraerá aún más profundamente en su interior y no sintonizará con las actividades mundanas superficiales de su medio ambiente, Los desajustes se enfatizarán aquí más que en ningún otro Yod, ya que las actitudes que necesitan corregirse se encuentran muy enraizadas y tienden a perma­necer fijas durante mucho tiempo, Eventualmente, se hace consciente de que su incapacidad para sentir a los demás lo afecta en lo más hondo de sí mismo y le produce inquietud. De entrada. su comportamiento será casi antisocial, a pesar de ello es un observador agudo de la naturaleza ajena, y es capaz de ver lo que la mayoría pasa por alto, Hasta la más pe­queña interacción mundana le revela un patrón interior, y un intercambio poderoso de energía, Este individuo introspecti­vo no tiene inclinación a simplificar su perspectiva de la vida, sin embargo, puede quedar atrapado por sus complicaciones potenciales. Le falta objetividad y a menudo su perspectiva extrema está descentrada; deberá aprender a ser más mode­rado, flexible y equilibrado emocionalmente en sus obser­vaciones. Este Yod Tiene fuertes matices kármicos similares a los de Saturno ápex. Las condiciones establecidas previas a la activación completa de este Yod demuestran no ser esen­ciales para el crecimiento una vez que el nuevo sendero ha sido tomado. Serán destruidas o completamente abandona­das en el curso de su cambio predestinado?
En el momento del cambio de dirección, ciertas situaciones nuevas y a menudo trascendentes presionarán al individuo a rendirse a ellas, sugiriendo que deberá aceptar psicológica­mente estas condiciones. Aparentemente, le serán impuestas con pocas o ninguna opción a la vista. Como ocurre siempre con Plutón, parte del pasado esquema de expresión deberá morir o regenerarse antes de que esta transición pueda ser emprendida ventajosamente. Una vez que llegue a este cruce de caminos, ya no le importarán más los objetivos previos. La preparación interior llevada a cabo durante sus años oscu­ros y subterráneos le permitirá ahora adaptarse a un nuevo nivel de poder, purgado de todas sus vulnerabilidades ante­riores... y renacer en el proceso. Este Yod puede impulsarlo  hasta una posición de gran autoridad, a veces le da control organizativo sobre las superestructuras de la sociedad. Será capaz de tomar a su cargo los asuntos que requieren un pla­neamiento complejo, o reducir los temas a lo esencial. Su papel puede ser el de un agente que explora los desconocidos y potentes recursos de la humanidad. Incluso introduciendo un nuevo orden de cosas y revolucionando el concepto del mundo. Si se usa a nivel personal, este Yod pone al individuo en contacto con un campo de acción en el que su profundidad mental y su percepción penetrante pueden ser usadas creati­vamente. Puede seguir un sendero especializado que le per­mita descubrir los significados interiores sin distracciones o interferencias del mundo externo. Sin embargo, si es activa­do y mal manejado, este poderoso Yod puede sugerir cam­bios que lo lleven a una oscuridad y a un aislamiento aún más frustrantes. El mismo individuo puede crear esta situación debido a sus pasiones autodestructivas, a sus inútiles intentos por manipular o forzar a otros, o simplemente a su desafío abierto por minar la autoridad existente a cualquier costo, (Ralph Waldo Emerson, Stephen Foster, Admirante Byrd, J.P. Morgan, J. Edgar Hoover, Gerald Ford, Charlie Chaplin).
Referencias:
1. Al H, Morrison, Mercury Hour (7° edición). enero de 1980, pág. 62.
2. Thyrza Escobar, Side Lights of Astrology, Golden Seal, Calif.. 3° Edi­ción. 1971. pág. 44.
3, Helen Paul, Bridget Mary O'Toole, The Yod and Other Sensitive Points in Your Horoscope, Vulcan Books. Seattle, WA. 1977.
4. Barbara Watters. The Astrologer Looks At Murder, Vahalla Paper­backs Ltd., 1969, Washington, D.C., pág. 115.


No hay comentarios:

Publicar un comentario